Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
02:40
h

Esperas de varios días para recibir las compras online de los súper

En muchos centros de alimentación los pedidos tardan hasta 10 jornadas en llegar // Otros habilitaron colas virtuales, como las de las entradas, para que las webs funcionen mejor

Hacer la compra en estos días es una auténtica odisea, ya que lo que antes llevaba media hora, ahora puede equivaler a casi una mañana entera. Además, según algunos expertos los supermercados, a pesar de que en la mayoría se extreman las medidas de higiene, pueden ser en estos momentos uno de los principales focos de contagio, por lo que hay gente que opta por comprar online. Sin embargo, tampoco es tarea fácil, puesto que las tiendas virtuales no están preparadas para soportar la gran demanda que tienen estos días y se saturan. Una redactora de este rotativo cuenta cómo fue su experiencia con varios supermercados que sirven en la zona de Santiago.

El viernes por la mañana la periodista, ordenador en mano, decidió ponerse manos a la obra. Hizo varios intentos en diferentes webs, pero tras acceder a la página principal de varios y registrarse no consiguió entrar en la tienda virtual, porque los portales no respondían, debido a la gran cantidad de personas que estaban intentando hacer lo mismo en ese momento, así que decidió dejarlo para después.

Por la tarde, volvió a probar con diferentes establecimientos y finalmente lo consiguió en uno, pero no sin esfuerzo, puesto que la web iba muy lenta e invertía entre 10 o 15 minutos en meter al carrito cada producto, porque el sistema tardaba mucho en responder y de forma permanente el círculo que indica si una página se carga salía a relucir. Después de casi dos horas, por fin logró llenar su cesta y finalizar la compra, pero le aguardaba una desagradable sorpresa al proceder al pago: su compra no llegaría hasta el 4 de abril, razón por la que decidió no culminar la operación.

Horas más tarde, probó suerte con otra tienda y de nuevo se volvió a repetir lo que había sucedido con el súper anterior, es decir, una compra muy ralentizada, en la que invirtió también sobre dos horas y otra vez con sorpresa final: esta vez le llegaría el 9 de abril, por lo que la anuló, como la anterior. Al día siguiente, el sábado por la noche se animó a hacer un último intento en otro hipermercado. En este caso, nada más meterse en la página e introducir su código postal ya le informaron de que su pedido tardaría sobre diez días, así que tras saber este dato decidió seguir adelante y con infinita paciencia fue cogiendo productos y llenando su carrito. Eso sí, la página se quedaba colgada con frecuencia y la compra de cada artículo le llevó entre 10 y 15 minutos, hasta el punto de que invirtió casi cuatro horas en esta operación. A los pocos minutos recibió un email en el que se le informaba que su pedido llegaría antes de los diez días previstos, el día 24 de marzo, así que las cuatro horas merecieron la pena.

Al mediodía llegaba la compra, que el repartidor dejó en la puerta, sin mantener ningún contacto con ella. La redactora procedió a meterlo en su casa con guantes, tal y como recomiendan algunos especialistas, y limpió con ayuda de su pareja todos los envases y paquetes con agua y jabón, antes de guardarlos. Mientras realizaba esta operación, se percató de que faltaban algunos de los productos que había comprado, algo de lo que no le advirtieron previamente. Después de limpiar y guardar la compra se quitó los guantes, se lavó las manos con agua y jabón, se dio una ducha y echó a lavar la ropa que llevaba puesta en el momento de recoger el pedido.

Además de llevar el pedido a casa, hay muchos establecimientos que cuentan con el servicio Click & Car, en el que se realiza la compra por Internet, pero se va a recoger en coche al supermercado. Por otro lado, algunas firmas priorizan los pedidos online para personas mayores, de riesgo o con discapacidad. Asimismo, algunas empresas acaban de poner en marcha un sistema de cola virtual, como los de las webs de venta de entradas, que están agilizando las compras.

Asimismo, algunas empresas acaban de poner en marcha un sistema de cola virtual, muy similar a las de las páginas webs de venta de entradas para festivales, que están agilizando las compras. El tiempo de espera en la cola varía según la hora en la que se entre en el portal. Por ejemplo, de madrugada, la espera puede ser de quince minutos, mientras que al mediodía se alargará a una hora. Eso sí, una vez que se acceda a la tienda virtual, no habrá problemas para adquirir los productos de una forma rápida. En los últimos días, los tiempos de espera se han reducido bastante.

28 mar 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito