Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 19 mayo 2022
18:06
h
Primeros movimientos en el Bloque

Esquerda Nacionalista quiere que Anxo Quintana dimita

En lo que coinciden todos los grupos minoritarios es en cuestionar estrategia y modelo organizativo

El BNG ya le ha puesto fecha al consello nacional en el que se tratará la "reorientación de obxectivos" marcada por la salida nacionalista del gobierno y el consiguiente regreso a la oposición. Será el sábado 14 de marzo. La celebración del mismo le dará continuidad a la "reflexión", iniciada el lunes con la reunion de la executiva, orientada a delimitar cuáles serán las líneas de actuación en el futuro y sobre qué personas r­ecaerá la responsabilidad de dirigirlas. No obstante, sería en la asamblea nacional en donde realmente se podría decidir el cambio en la dirección frentista. El Bloque anunció que se celebrará antes de noviembre, como se preveía en un princpio, pero no se convocará de forma inmediata, tal como exigen los sectores críticos, debido a "problemas de calendario" ya que se priorizan las elecciones europeas de junio a cuestiones internas. El mes con el que se especula es agoto.

La calma con la que se quieren afrontar los próximos pasos en la formación nacionalista contrasta con la premura que exigen las organizaciones no mayoritarias para que se plasme un cambio de orientación. La caída en las últimas citas electorales evidencia, para ellos, que tanto discurso como práctica están equivocados y que el BNG debe recuperar su carácter democrático, suprimido en 2006 al imponerse el sistema de delegados en detrimento del asambleario.

Esquerda Nacionalista, tras encuentro de su comisión executiva, hizo público ayer un comunicado en el que solicita "a convocatoria urxente dunha asemblea extraordinaria aberta a toda militancia". Además, se erigió en el único colectivo que urge a la "dimisión do portavoz nacional", a quien responsabiliza de "los nefastos resultados" electorales. Éstos son achacables a un "exceso de soberbia no exercicio do poder", "non saber comunicar os logros á cidadanía", la "existencia de un corpus de militantes asalariados limitados só a transmitir ordes e que pouco ou nada aportaron a divulgación interna do traballo feito desde o goberno" o la "ausencia de ideoloxía na práctica da acción de goberno, limitada en boa medida a xestionar o herdado". Por ello, solicitan que se lleve a cabo un proceso de "rexeneración democrática interna" para contarrestar el distanciamiento con la militancia y los efectos de una reforma asamblear "de consecuencias funestas para a convivencia interna da frente". "É preciso que sexa certo o eslogan de que todos somos necesarios", subraya la nota.

Revisión de estrategia

Ayer por la noche también tuvo lugar una reunión de la coordinadora de Encontro Irmandiño, que, en consonancia con un comentario publicado el lunes en su página web, centra sus demandas en la revisión de la estrategia desarrollada por el Bloque y en que sea la militancia, relegada a un "exilio doméstico", quien marque la línea de acción"e non a burocracia florida que goberna". El liderato de Anxo Quintana no se va a cuestionar.

Para el viernes ha fijado su reunión Movemento pola base, que recalca "a necesidade de retomar un debate profundo" orientado a analizar el "fracaso que supuxo a viraxe que sufriu o BNG nos últimos anos, tanto no seu discurso como no seu modelo organizativo". Destaca que el debate, al igual que un retroceso electoral que "non é de hoxe", se remonta en el tiempo y "continúa plenamente vixente". "Sempre se nos dixo á base que era necesaria unha moderación do discurso para chegar a novos sectores sociais renunciando mesmo a certos principios básicos e iso non só non se acadou senón que se retrocedeu", subrayan.

Precisamente ayer, Alberte Ansede, secretario de organización del Bloque, reconocía que el principal error de la formación frentista "foi adicar máis tempo e dirixir máis política a ampliar os sectores de apoio que a fidelizar os tradicionais".

La UPG copó los puestos de salida de unas listas sin presencia de 'rebeldes'

La última asamblea, que tuvo lugar en 2006, ratificó a Unión do Pobo Galego (UPG) como colectivo mayoritario dentro del Bloque y a Anxo Quintana, independiente, como portavoz nacional, otorgándole mayor fuerza a la dirección salida de la asamblea extraordinaria de 2005 en la que el alaricano relevaba a Xosé Manuel Beiras. Cincuenta de los 104 integrantes del actual Consello Nacional -que se completa con los delegados comarcales y cabezas de órganos como el juvenil Galiza Nova- fueron elegidos en esa asamblea: 31 de UPG, nueve del Encontro Irmandiño de Beiras, cinco de la Esquerda Nacionalista de Camilo Nogueira y otros cinco de Movemento pola Base, ligado a un sector de la CIG. Irmandiños y Esquerda Nacionalista tienen también representación en la executiva. Ningún crítico entró en las listas de estas autonómicas.

04 mar 2009 / 04:45
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito