Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
EL DÍA DESPUÉS

Factor Neal

    Gary Neal estuvo imparable o bien la defensa del Obradoiro no fue capaz de pararlo y fue el jugador determinante de la derrota de un equipo que jugó con fuego al permitirse encajar 47 puntos en la primera parte y recibir en la segunda otros 46. Aunque ataques bien, el Obra metió 87 puntos, más que suficientes para ganar fuera de casa a cualquier rival de la parte baja, de nada vale si a la capacidad anotadora no la acompañas con un alto nivel defensivo y a un buen jugador del equipo contrario le permites llegar a la excelencia con 36 puntos anotados. Así es muy difícil y el domingo resultó imposible.

    En el primer cuarto al Obra lo penalizaron varias pérdidas de balón que después se corrigieron y al buen momento de Neal se le sumó McCalebb que tuvo una fase anotadora importante y además, a falta de piernas por aquello de la edad, usando muy bien las manos, fue capaz de robar varios balones que derivaron en canastas fáciles. También Varnado impuso su oficio y contundencia en las zonas, y ante el que Pustovyi, muy blando, no pudo imponerse con la autoridad que acostumbra. Hubo un momento clave en el segundo cuarto, cuando de un 32-40 se pasó al 47-44 del descanso, con Neal y McCalebb al mando y acusando el Obra la falta de Pozas, al que deseamos que su hombro se lo pueda poner Tomás a punto lo antes posible.

    En todo el tercer cuarto y en los dos primeros minutos del último, el Obra estuvo en el partido 68-69, hasta que los maños pegaron un tirón 77-69 definitivo a pesar de que fueron capaces de acercarse a dos puntos, 80-78, pero al llegar a este guarismo Neal volvió a ser definitivo, muy bien buscado por la sabia dirección de Bellas.

    Hablando de Bellas menos mal que, a pesar de la insistencia de Cargol, se despistó y ni intentó el último tiro que les haría ganar el average, que con el 93-87 quedó igualado. Y también menos mal que todos los de abajo, salvo Tecnyconta y Estudiantes, perdieron.

    Este partido, me recordó el del Betis, porque ante equipos desesperados como consecuencia de un saco de derrotas, tienes que intentar ganarles saliendo con el cuchillo en los dientes a nivel defensivo para que les vengan las dudas y la fragilidad mental que conllevan las derrotas, les mine todavía mas en su juego. No ocurrió así, el Obra anotaba y el Tecnyconta también y en el momento en que se fallaron varios triples fáciles e incluso Pustovyi falló dos mates de esos que normalmente convierte rompiendo el aro, los del debutante Cargol, que lo hizo muy bien, encontraron alas con los puntos de Neal que fue un auténtico martillo pilón. Una pena por perder un partido tras anotar 87 puntos, ante un rival directo que estaba en horas bajas y ahora adquiere una sobredosis de moral. Esta Liga es así de dura y si no estás todo el partido casi al 100%, pierdes.

    05 feb 2018 / 22:07
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito