Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 27 mayo 2020
08:45
h
NORMAS Y PRINCIPIOS

Falta de respeto (y de inteligencia)

    El Consejo de ADMINISTRACIÓN del Deportivo, acordó en fecha 9.12.19, la dimisión o renuncia de todos sus miembros y celebrar elecciones el próximo día 14 de Enero de 2.020 decisiones adoptadas después de haber convocado la Junta General Ordinaria para la aprobación de las cuentas, que tuvo lugar el 17 de Diciembre pasado.

    No tiene ningún sentido que un Consejo que ya anunció su decisión de dimitir, ocupara un tiempo y un espacio tan valiosos como los días que median entre al 17 de Diciembre y el 14 de Enero teniendo en cuenta que la ventanilla de fichajes se abre en 1 de Enero. Y, por tanto, si iba a haber nueva directiva el 14 de enero, esa directiva debía anticipar su entrada en la misma fecha de la asamblea de 17 de Diciembre, como personalmente propuse en esa Junta. Esto era lo lógico, lo natural y lo único sensato.

    Bueno, pues no. El dimitido presidente Zas se negó a ello arropado por el incompetente abogado Óscar Rama que, trató de justificar la imposibilidad legal de esa solución. Naturalmente, como tal imposibilidad legal no existe, tuvo que hacerlo a base de mentir, como se le indicó en la propia Junta, pero ambos negaron toda posibilidad a los accionistas de decidir sobre tal cuestión de importancia decisiva y por lo tanto, la razonable propuesta fue rechazada.

    Zas, de manera incomprensible, quería seguir hasta el 14 de enero. Y por eso hurtó el debate sobre la sustitución del Consejo en la Junta del 17 de Diciembre, no quiso que la cuestión quedara clara, prefirió esconderse tras la mentira, y denegó el uso de la palabra. Pero las mentiras tienen las patas cortas y se cogen enseguida. Digo que era mentira lo que dijeron Zas y el abogado negando la posibilidad de nombramiento del nuevo Consejo en esa misma Junta del 17.12 porque el artículo 223.1 de la Ley de Sociedades de Capital, dice lo siguiente: "Los administradores podrán ser separados de su cargo en cualquier momento por la Junta General aún cuando la separación no conste en el orden del día". y la sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo de 16.2.17 con cita de la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 6.10.10: "La jurisprudencia consagra por ser primordial tanto para la existencia de la sociedad como para su funcionamiento que la Junta tiene la facultad para nombrar en esa misma sesión nuevo administrador, de modo que la posibilidad de destitución de los administradores lleva consigo la de nombrar a quienes hayan de sustituirlos, sin necesidad de que el nombramiento se incluya en el orden del día".

    Por tanto la cuestión era clarísima, lo que, realmente pasaba era que, por extrañas razones ZAS no quería cesar en esa Junta. Y ahora resulta que el día 27 (solo 10 días después) Zas vuelve a dimitir y traspasa la dirección del Club a la candidatura de Vidal a espaldas de la Junta General y "nombra" presidente a Armenteros. Esto es una verdadera chapuza.

    Ese "nombramiento" es absolutamente ilegal. Y es ilegal porque los consejeros del Deportivo, en cuanto que (formalmente) es una Sociedad Anónima, tienen que ser nombrados por la Junta General. Así lo disponen de forma incuestionable, tanto el artículo 214 de la Ley de Sociedades de Capital, como el artículo 21 de los Estatutos Sociales. Y la Junta General no ha nombrado a ninguno de los citados. Ni siquiera cabe acogerse en este caso al sistema de cooptación previsto en el artículo 244 de la Ley y en el artículo 22, párrafo II de los Estatutos Sociales porque de acuerdo con dichos textos normativos este sistema, que permite el nombramiento por el Consejo de Administración de las vacantes que se produzcan en su seno, no puede aplicarse al presente caso, pues mientras el Consejo de Zas no dimite, no hay vacantes, y cuando dimite, no puede nombrar a nadie porque ya dimitió.

    Y en todo caso este sistema es aplicable a las vacantes que se produzcan en el seno del Consejo, no al cese de todo el Consejo. Al cese del Consejo lo que hay que aplicar es lo dispuesto en la ya antigua resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 9.6.93 que dice que si "dimiten simultáneamente todos los miembros del consejo de administración y conforme a reiterada doctrina, se subordina la inscripción (de la dimisión) a que se convoque la junta de accionistas; pese a que todos los consejeros renunciantes están caducados en su cargo por transcurso del tiempo.

    Cuestión ésta -la caducidad- que ni siquiera se menciona en los fundamentos de derecho. «..sin prejuzgar ahora sobre la facultad que corresponde a los Administradores para desvincularse unilateralmente del cargo que les ha sido conferido (Arts. 1.732 C.C., 141 L.S.A. y 147 R.R.M.), no cabe desconocer que el mínimo deber de diligencia exigible en el ejercicio de ese cargo cuando todos renunciaron simultáneamente, y en consecuencia no se puede proceder a los nuevos nombramientos por cooptación que prevé el Art. 138 L.S.A., obliga a los Administradores renunciantes, pese a su decisión, a continuar al frente de la gestión hasta que la sociedad haya podido adoptar las medidas necesarias para proveer a dicha situación (Arts. 127 L.S.A. y 1.737 C. C.), lo que en el caso debatido impone subordinar la inscripción de las renuncias cuestionadas hasta que ha sido constituida la Junta general -que los renunciantes deben convocar - para que en ella pueda proveerse al nombramiento de nuevos Administradores, evitando así una paralización de la vida social".

    Este Consejo así nombrado, no representa a nadie porque el único órgano con facultades para nombrarlo que es la Junta General, no lo ha nombrado. Este Consejo no podrá ser inscrito en el Registro Mercantil por impedirlo expresamente el artículo 142 del Reglamento del Registro Mercantil que exige para practicar la inscripción, "certificación del acta de la Junta General" y ésta no existe.

    Y este Consejo, en definitiva, no puede representar a la sociedad obligándola a través de los actos y contratos en que ésta participe y singularmente en los contratos para los fichajes de nuevos jugadores o el cese de los que están actualmente en la plantilla. El Deportivo se merece un respeto, no se puede admitir esta chapuza. No volvamos a caer en la soberbia de Tino Fernández. Cuando no se sabe (nadie nace aprendido), hay que preguntar a quien sabe.

    05 ene 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito