Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 septiembre 2021
10:41
h

Felipe VI y Amparo en la UDC

    TODAVÍA resuenan en mi mente las brillantes y acertadas palabras del discurso de Amparo Alonso Betanzos en la Universidade da Coruña con motivo de la celebración oficial del inicio académico del sistema universitario español, celebrado el pasado lunes en el Paraninfo del Rectorado. La catedrática de la UDC e investigadora del centro de investigación TIC (CITIC), ante la mirada atenta de S. M. el rey Felipe VI, del presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo, del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque, de quien ostenta el mando de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) José Carlos Gómez Villamandos, del rector de la UDC Julio Abalde, y de representantes de las más diversas instituciones académicas de nuestro país, desarrolló todo un alegato a favor de una tecnología, la Inteligencia Artificial (IA), que, como señaló la propia Alonso Betanzos, "puede convertirse en uno de los hitos en la historia de nuestra civilización".

    La coordinadora del grupo LIDIA (Laboratorio de I+D en IA) y presidenta de la Asociación Española para la IA (AEPIA), dibujó una estimulante panorámica de esta área de la Computación, no exenta, por su complejidad, de desafíos a los que habrá de enfrentarse desde el ámbito académico y científico, pero también administrativo e institucional, si realmente queremos subirnos al tren que nos conducirá a la denominada sociedad 4.0; y que supondrá una verdadera transformación digital.

    Quizá por ello fue tan explícita la responsable de la Área Tecnológica del CITIC a la hora de describir no sólo las infinitas posibilidades de la Inteligencia Artificial para el ser humano, sino también de plasmar las razones de su expansión, sus necesidades de inversión, y la idoneidad de una nueva legislación que favorezca su integración en el avance tecnológico e innovador, y su inclusión en el ámbito educativo y formativo.

    Pero lo que más celebré fue escuchar cómo esta sobresaliente investigadora asume la interdisciplinariedad de la IA, y demuestra que para su completo desarrollo, además de las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), la IA necesita la colaboración activa de otras especialidades del ámbito de las humanidades. Sólo con la ayuda de la filosofía, la ética, la filología y las artes en general, conseguiremos mejorar y optimizar la relación y el entendimiento entre el ser humano y las máquinas, así como crear programas informáticos capaces de ejecutar operaciones similares a las que realiza la mente humana, como el factor de aprendizaje, la correcta expresión y comprensión lingüística, o el razonamiento lógico.

    Hablamos, pues, de disciplinas científicas y humanísticas colaborando de manera transversal para ser capaces, como nos pidió Felipe VI, de "estar preparados para atender la inminente transformación tecnológica".

    www.josemanuelestevezsaa.com

    06 oct 2019 / 21:52
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito