Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 04 diciembre 2022
09:04
h
a contracorriente

Las formas no fueron las adecuadas. Por Pablo Yáñez

    El Obradoiro sufre un cisma. Cuando más necesaria era la unidad y la tranquilidad, con el equipo, deportivamente, tocado, aunque muy vivo, han salido a relucir las rencillas internas que se venían cocinando desde hace tiempo. Un problema de celos, de egos y de protagonismo han provocado el cese de Miguel Juane, director general, y la marcha de Javier Laíño, un hombre que llegó a firmar un papel donde se comprometía a generar el desfase presupuestario por el fichaje de Massey y, en caso contrario, ponerlo de su bolsillo. Pero no bastó su compromiso. Las decisiones son discutibles. A unos les parecerá bien el cese de Juane o la marcha de Laíño. A otros mal. En lo que no hay duda es de que las formas no fueron las adecuadas. Decir ante los medios que echas al máximo responsable de tu club en las labores administrativas sin avisarle es intolerable. Y es rocambolesco es que los máximos patrocinadores de tu equipo, Blu:sens y la Xunta de Galicia, se enteren por los medios de la noticia. No hay unión ni comunicación en el Obra .

    16 feb 2010 / 03:11
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito