Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 03 diciembre 2022
02:12
h
Obradoiro CAB,76 - Real Madrid,85

El fracaso en los triples y las pérdidas de balón hundieron a Obradoiro ante la máquina madrileña

Los de Santiago aguantaron hasta el tercer cuarto // Waczynski volvió a ser el máximo anotador (15 puntos), con Triguero y Kleber muy cerca

OBRADOIRO CAB 76
REAL MADRID 85
Daniel Miller, 6
Pavel Pumprla, 4
Juan José Triguero, 12
Maxi Kleber, 11
Adam Waczynski, 15
Fran Cárdenas, 3
Haris Giannopoulos, 5
Alberto Corbacho, 6
Pepe Pozas, 8
Jesús Chagoyen, -
Keaton Nankivil, 6
Rafa Luz, -
K. C. Rivers, 8
Andrés Nocioni, 9
Facundo Campazzo, -
Jonas Maciulis, 2
Felipe Reyes, 8
Sergio Rodríguez, 9
Gustavo Ayón, 18
Luka Doncic, 1
Jaycee Carroll, 14
Sergio Llull, 8
Ioannis Bourousis, 3
Marcus Slaughter, 5
Parciales: 17-25, 18-13, 12-27, 29-20
Marcador arrastrado: 17-25, 35-38, 47-65, 76-85
Árbitros: Benjamín Jimenez Trujillo, Francisco Araña Santana y Pedro Munar Bañon. Eliminado por acumulación de personales Daniel Miller
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de la fase regular de la Liga Endesa disputado en el Fontes do Sar ante 5570 espectadores.

Fue un duelo intenso y bonito, con titubeos al inicio y con grandes acciones. La caldeira de Sar se llenó y los aficionados empujaron para compensar un poco el desigual enfrentamiento. Obradoiro empezó flojo y fue a remolque, pero se aplicó para recuperar terreno y llegó a empatar en el tercer cuarto. Sus puntos débiles, el tiro exterior y las pérdidas de balón, además de un bajón de rendimiento en un momento concreto, sirvió para que los blancos se escaparan y marcaran distancias.

El encuentro empezó con grandes defensas, predominio del juego interior y errores, especialmente por parte del equipo gallego. Mientras Maxi Kleber se fajaba con el mexicano Ayón y ambos ponían los primeros puntos del partido en el marcador, Adam Waczynski se equivocaba en varios pases que el Real Madrid aprovechaba y que servían para abrir brecha. Hasta a 12 puntos estuvieron los hombres de Laso. El Obradoiro, entretanto, era víctima de su escaso acierto en el tiro (un triple de nueve en los primeros veinte minutos) y tenía que realizar esfuerzos tiutánicos en defensa para frenar al Madrid y recortar distancias.

Acabó el primer cuarto con mucha incerteza en las hechuras ofensivas de Río Natura. Era necesario un cambio sensible que Moncho Fernández, entrenador compostelano, buscaba con intención y que consiguió en la arrancada del segundo cuarto. Resucitó Waczynski, Kleber y Triguero (jugador más valorado) siguieron muy centrados y apareció, como siempre, el gladiador más cualificado en luchas desiguales: Pavel Pumprla. El checó desató la euforia con sus acciones y consiguó inyectar la necesaria confianza en las filas de Obradoiro.

Los números del marcador se acercaron y, a pesar de las dificultades de tener delante un equipo de altísima cualificación y talento, Obradoiro se puso muy muy cerca . La jugada final de la primera parte resumió el espíritu de lucha y de fe de Río Natura, con Pumprla colándose entre una maraña de jugadores contrarios y asistiendo a Daniel Miller para que éste machacara el aro a milésimas del pitido final. Los gallegos lograron acabar la primera mitad a sólo tres puntos de los madrileños y con todo por decidir.

En el tercer cuarto la batalla siguió fuerte y con buenos resultados para Río Natura, que llegó a empatar. Pero la realidad se impuso. No era posible mantener un rendimiento físico tan alto en la lucha por la remontada. Apareció un bajón y el Madrid hizo todo lo que sabe. Ayón siguió consiguiendo puntos en la pintura y Carroll aportó sus triples. Como en un suspiro, los blancos abrieron una gran brecha ya imposible de reducir. Con veinte puntos de ventaja, los blancos bajaron la tensión y el Obra aún pudo acercarse para acabar a nueve. Viendo las cifras para intentar establecer causas y explicar la evolución del encuentro, llaman la atención las 17 pérdidas de balón de Obradoiro y las 12 recuperaciones del Madrid, además del exiguo acierto en tiros de tres de los compostelanos (4 de 18).

La próxima jornada el Rio Natura Monbus recibirá al Unicaja de Málaga, el partido será el domingo 10 de mayo a las 12:00 horas.

UN TERCER CUARTO DECISIVO

Un parcial de 4-12, con diez puntos de Gustavo Ayón, abrió la cita y obligó a Moncho Fernández a pedir el primer tiempo muerto para meter a su equipo en el partido, pues hasta entonces solo había sido capaz de anotar Maxi Kleber para los locales.

Aumentó hasta once la distancia con un triple de KC Rivers cuando el Obradoiro empezó a recortar, poco a poco, la ventaja mientras subía el nivel defensivo y también el número de faltas durante el primer periodo (17-25).

Adam Waczynski acabó de meter al Rio Natura Monbus Obradoiro en el partido con una canasta y un triple según empezó el segundo cuarto (22-25, min. 11) justo antes de una de las acciones más curiosas del partido.

Jaycee Carroll cometió su segunda falta y en cuanto sacó el equipo de casa de banda, hizo la tercera, que protestó de manera airada y se llevó una falta técnica, que fue su cuarta y lo dejaba al borde de la eliminación con mucho partido todavía por delante (23-27, min. 13).

Aprovechó una vez más la situación el conjunto compostelano mientras buscaba buenas opciones en ataque y paraba, como podía, al conjunto blanco, que apenas llegó con tres de ventaja al descanso (35-38).

El Obradoiro, hoy con su camiseta habitual pero con un nuevo frontal azul que estrenaba, fue capaz de empatar mediado el segundo periodo, aunque eso le sirvió para hacer enfurecer a la bestia y recibir un severo correctivo del Real Madrid (42-42, min. 24).

Veintitrés puntos en seis minutos logró el equipo blanco, hoy de negro, con la decisiva aportación de Carroll, con doce en el parcial de 5-23, y enmudeció el Fontes do Sar justo antes de un cuarto periodo que prometía ser un trámite para los de Pablo Laso (47-65).

Una vez más un mal tercer cuarto costaba al Obradoiro el partido y en el último no pudo hacer más que mantener la distancia más o menos constante en un intercambio de canastas que no sirvió ni a unos ni a otros hasta el final de la cita (55-76, min. 35).

Los locales apretaron mucho al final para evitar una abultada derrota y, con varias acciones de mérito, redujeron la diferencia en los últimos instantes (76-85).

Siguió totalmente metido en el partido el público del Fontes do Sar, que se levantó una y otra vez para animar al equipo a pesar del mal momento y para agradecer la permanencia conseguida en el primer partido en casa tras haberla logrado.

03 may 2015 / 11:58
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito