Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
08:12
h
RESEÑA MUSICAL

Las "Grandes Toscas del Siglo XX", por Arturo Reverter y Victoria staples

    Conferencia dentro de las actividades de “Amigos de la Ópera de Santiago”, en el Salón Valle- Inclán del Hotel Araguaney -20´00 h.-, en invitación abierta, dedicada a “Las grandes Toscas del siglo XX” a cargo de una de las autoridades por excelencia y habitual colaborador en iniciativas por nuestra tierra, Arturo Reverter, compartiendo pareceres con Victoria Staples, su colega de tantas iniciativas como la que podremos seguirle en esta jornada. Dispondremos en esta charla de elementos complementarios, como proyecciones en video y grabaciones sonoras. Arturo fue parte del tribunal del “I Concurso de Canto”, promovido el curso pasado por eta entidad y una garantía de absoluto entusiasmo, a tenor de la gran cantidad de aspirantes, que convirtió la primera sesión en un auténtico maratón de casi seis horas, en el Teatro Principal. En otra serie de “Conversas Líricas no Paraninfo”, también estuvo presente en una charla dedicada a Miguel Fleta, en la que otros ponentes fueron López Calo- “La ópera en Galicia”-, Carlos Villanueva Abelairas- “La recepción de Wagner en Madrid y otras historias”-; Andrea Merli- “El Verdi hsipánico”-; Miguel Ángel González Barrio- “Wagner”- y J.M. González Herrán- “Pardo Bazán y Wagner”-, además de la presentación de su libro “Las mejores 50 arias de Verdi”.

    El compostelano Arturo Reverter, licenciado en derecho, pero preferentemente musicólogo de referencia nacional, es autor de abundantes trabajos modélicos, como “Alfredo Kraus. Una concepción del canto” y especialmente “El arte del canto. El misterio de la voz desvelado”, obra de obligada consulta para todo tipo de profesionales y aficionados. Fue primordial, como es sabido, su constante labor de investigación y divulgación a través de la prensa y las publicaciones especializadas, diarios como “ABC” o el “Mundo” y revistas como “Ritmo”, “Scherzo”, “Ópera Actual” y espacios audiovisuales a los que hemos asistido con la fidelidad del converso: “Radio Clásica”, “TVE”, emisoras de las que fue un director envidiado. A mano seguimos teniendo las muy documentadas “Guías Península Scherzo”, dedicadas a Mozart, Beethoven o Schubert- evidentemente los “Lieder”-, y Johannes Brahms.

    Victoria Staples, perfecta en las labores de asistencia, supo encontrar el necesario punto de equilibrio dentro de una absoluta coordinación. Canadiense y asentada en nuestro país, es también antropóloga y especialista en crítica musical, atendiendo a revistas canadienses e inglesas, Participó en el Archivo General de Indias, del Ministerio de Cultura y en el “National Geographic Magazine”, además de ampliar en el “Pabellón de Navegación de la Expo´92”. Destacan, por su importancia, las abundantes traducciones que con frecuencia, están a nuestro alcance. No supondrá novedad alguna, porque ya pudimos disfrutar de su notable docencia.

    “Tosca” en sus perfiles, un reto estimulante para cualquier aficionado. El compañero de Arturo en “Scherzo”, Fernando Fraga, había participado en la publicación de la revista dedicada a “Las 100 mejores óperas en disco”, que es una forma de adentrarnos en el mundo pucciniano. Para el crítico, de los años setenta en adelante no había existido una “Tosca” de nivel salvo la Kabaivanska, que a la hora de registrar la ópera, no tuvo un selecto equipo acompañante. Voces importantes como Marton, carecen de talante dramático, otras, cual Freni, Ricciarelli, Te Kanawa o Scotto, los vacíos vienen por otro ángulo. Son líricas con algo de cuerpo vocal, pero sin el “slancio” previsto para el personaje. Estas importantes cantantes cuentan con directores y orquestas de lujo, medios técnicos modernos que traducen un sonido riquísimo. La pareja Giglo-Caniglia, da una edición contrastada, donde él pone canto y ella tensión y fuerza. Los defectos achacables al gusto de la época, deben tomarse como testimoniales.
    Victor de Sabata comanda una edición continuamente elogiada por la crítica y admirada por las generaciones contemporáneas y sucesivas. Casi 40 años después de su grabación mantiene su validez- hablamos de un comentario de 1992-, la energía y minuciosidad de la batuta, a la par que el lirismo o el dramatismo, según los casos, hacen de su lectura una total referencia. Los cantantes están inconmensurables, sobre todo la soprano: una Callas sin fisuras vocales, maestra de la frase pucciniana, variada de mensaje. Tebaldi, por su parte, no era más que una soprano lírica. Quizás la versión mejor cantada, musicalmente y más trabajada, sea la que protagonizan tres voces formidables que Leinsdorf arropó con su orquesta igualmente suntuosa. Milanov, Bjoerling y Warren. Una “Tosca” de la época que merecería mayor recuerdo es Regin Crespin. Callas, ella y Kabaiwanska, son las tres sopranos que han sabido valorar pormenorizadamente la rica paleta de recitativo pucciniano, sin caer en excesos ni quedarse cortas.

    Opinión pues den un momento y un especialista, que tendrá el necesario contraste en la muy fiable de Arturo Reverter. Prestos pues a compartir apreciaciones.

    27 oct 2019 / 22:28
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito