Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 15 mayo 2021
11:24
h

Herbón trabaja para revalorizar todo el entorno de su convento

La asociación ha hecho del convento su santo y seña//Recuperación del patrimonio, proyectos formativos y apuesta por la agricultura ecológica y la ganadería autóctona son sus caballos de batalla

¿Casualidad o providencia? Una pregunta que tanto Pilar García, cabeza visible de la Asociación Sementar, como el padre Roberto Freire, guardián del convento de Herbón, repiten constantemente al referirse a un proyecto multidisciplinar conjunto que en octubre cumplirá tres años. Y es que casualidad o providencia fue la que le llevó a Pilar, veterinaria de profesión, hasta Herbón un día de San Antonio, hace más de 36 meses, cuando Toni se precipitó al vacío desde un tercer piso asustado por las bombas que anunciaban fiesta y se partió la mandíbula.

Pilar se fijó en el convento de Herbón, donde sus moradores, tres padres franciscanos, entre ellos, el superior, Roberto, estaban deseosos de abrir al público las puertas de su casa e infundir nueva vida en ella. La veterinaria se fijó en la huerta (5 hectáreas de terreno) y el religioso en lo desatendida de la misma y en lo beneficioso que sería ponerla a disposición de la comunidad de Herbón. De esta conversación nació Sementar, que en octubre de 2008 cobraría forma legal con su constitución como asociación.

Once fueron los socios fundadores de la entidad no lucrativa. Actualmente, la asociación padronesa cuenta con una treintena de asociados y sigue abierta a adhesiones y colaboraciones.

Sementar se ha marcado tres fines sociales con denominador común: poner en valor la riqueza que encierra el convento de Herbón y su entorno, amén del cuidado y respeto por el medioambiente. Entre estos fines se encuentra la promoción y apuesta por la ganadería y agricultura ecológica, recuperando simientes y razas autóctonas, bajo la firme creencia de que la huerta sin aditivos tiene futuro. Sacará a la venta el próximo año los primeros pimientos de Herbón ecológicos (les queda un año para lograr este aval) con denominación de origen protegida. Pimientos cultivados como hizo la comunidad franciscana hace casi cinco siglos, cuando aquel misionero de nombre desconocido trajo de su viaje por México las primeras semillas a Herbón .

Además, y según explica Pilar, cinco usuarios de Amipa están trabajando una parte de la huerta de forma ecológica, tres días a la semana acompañados de un monitor y obteniendo sus propios recursos con la venta en los mercados de Lusco e Fusco de Belvís. De la mano de Sementar, la Asociación Galega de Amigos do Camiño de Santiago (Agacs) ha establecido en Herbón su sede y creado el albergue de peregrinos Hospital de San Antonio, recuperando el valor franciscano de la hospitalidad.

También a través de Sementar, la Sociedade Cooperativa Galega Viravolta puso sus ojos en el establecimiento monacal para asentarse y trabajar con menores, potenciando otro valor franciscano: el de la educación . Lo mismo hizo el Seminario Galego de Estudos pola Paz, que tendrá su sede en el convento y su centro de trabajo y que, según explica el padre Freire, realza el valor de la paz.

Para el guardián del convento de Herbón, Sementar "es el corazón y el vínculo de unión de todos estos proyectos". Para Pilar García, el nexo "es el trabajo común". Cada una de las asociaciones, incluida Sementar, tienen su propio proyecto para adaptar las instalaciones a su finalidad. Los trabajos de rehabilitación correrán a cargo de Pedro del Llano. Con ello el convento no sólo recobra vida y contenido, sino que garantiza su conservación, cuidado y rehabilitación.

Pero como no hay dos sin tres, Sementar también ha encaminado su actividad al ámbito de la recuperación patrimonial.

En esta línea, destaca la lucha por arreglar las cubiertas del claustro, afianzar y restaurar el retablo mayor de la iglesia de San Antonio (que cuenta con tallas de Gambino y de Ferreiro). Se ha hecho un inventario de los bienes del convento y de su importante biblioteca ( 34.000 volúmenes entre los que se encuentra una primera edición de Pardo Bazán firmada por la autora). La pretensión de Sementar es abrir un centro de lectura al público. "Hay mucho trabajo por hacer. Da un poco de vértigo", recalca Pilar.

Tampoco se ha descuidado el apartado lúdico-formativo. Sementar realiza jornadas de formación sobre huerta, ganadería autóctona y cocina; rutas y conciertos. Espazos Sonoros incluyó el convento en su ciclo de actuaciones. Y entre los proyectos a largo plazo, hablan de una vivienda tutelada, visitas guiadas o una pequeña empresa de transformación. En todos ellos se integraría a personas en riesgo de exclusión social. Herbón marca diferencia. Está claro, y el convento, que hoy podría haber sido destinado a otros usos, ha recuperado una loable labor social.

cbotran@elcorreogallego.es

28 ago 2010 / 21:17
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito