Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 31 mayo 2020
17:54
h

Huella gallega en la misión Solar Orbiter

Dos profesores de la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio de Ourense colaboraron en el diseño de un instrumento, SO-PHI, del equipo de la sonda

Antonio Ferriz Mas y Fermín Navarro, que forman parte del equipo de la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio del campus de Ourense son la huella, la mano gallega en el satélite científico Solar Orbiter. Ambos han colaborado en el diseño de parte del equipamiento con el que se ha dotado a esta nave que, desde el pasado día 10 de febrero de este año, va camino del sol, tras su lanzamiento desde Cabo Cañaveral, en Florida.

La misión Solar Orbiter, desarrollada por la Agencia Espacial Europea (ESA) en colaboración con la NASA, tiene como objetivo el estudio del Sol y la actividad magnética en la heliosfera. La sonda lanzada para orbitar el astro rey será capaz de obtener información única que ayude a comprender el funcionamiento de la estrella que da luz a la Tierra e incluso predecir su comportamiento.

Sus cometidos pasan por determinar las propiedades, las dinámicas y las interacciones entre el plasma solar, los campos magnéticos y las partículas en la heliosfera cercana al Sol; investigar las relaciones entre la superficie solar, la corona solar y la heliosfera interior; explorar, en todas las latitudes, las energéticas, las dinámicas y la estructura a escala fina de la atmósfera magnetizada del Sol; y probar la dinamo solar mediante la observación de los campos de altas latitudes de la estrella, su movimiento y sus olas sísmicas.

ESTUDIO DEL MAGNETISMO. Antonio Ferriz, profesor del Departamento de Física Aplicada, desde 2008 forma parte del grupo de investigación de Física Solar del Instituto de Astrofísica de Andalucía, en Granada. Este grupo, según explicó a principios de este mes en una conferencia informativa ofrecida en el ciclo Aero Forum, se dedica principalmente al estudio de los campos magnéticos solares desde tres puntos de vista: el teórico, el observacional y el instrumental.

En lo que atañe a la parte instrumental, según apuntó, el grupo de Física Solar participó en el proyecto Solar Orbiter para el diseño, desarrollo y construcción del instrumento SO-PHI (Polarimetric and Heliosismic Imager for Solar Orbiter). "SO-PHI es el instrumento más grande e importante de los diez experimentos de la misión espacial Solar Orbiter. SO-PHI está comprometido con la medición del campo magnético solar y las velocidades del plasma en la fotosfera solar", subrayó el profesor de la Universidad de Vigo.

Ferriz añadió que el Instituto Max-Planck de Investigación del Sistema Solar (Gotinga) y el Instituto de Friburgo de Física Solar, ambos en Alemania, también participaron en el desarrollo de este instrumento de la sonda.

CONTROL TÉRMICO. Por su parte, el profesor Fermín Navarro explicó cómo de 2007 a 2013, mientras trabajaba en el Instituto de Microgravedad Ignacio de la Riva de la Universidad Politécnica de Madrid, participó en el diseño del control térmico de varios instrumentos a bordo del Solar Orbiter, agrupados bajo el nombre de Detector de partículas energéticas, durante las diferentes fases de la misión. Precisó que, entre esos instrumentos, "al que más me dediqué fue al Telescopio Electrón Protón-Telescopio de Alta Energía, además del diseño del control térmico del instrumento, la validación del modelo térmico con los resultados de las pruebas en cámara termo-vacío".

Y es que Solar Orbiter fue diseñada para llevar gran cantidad de instrumentos científicos al entorno cercano al Sol. Es el primer satélite que ofrecerá vistas cercanas de las regiones polares del Sol, muy difíciles de ver desde la Tierra y de la evolución prolongada de una tormenta solar.

31 mar 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito