Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 09 diciembre 2022
15:56
h
{ el día después }

Impotencia

    FUE UN POCO la sensación que transmitió el Obradoiro ante la gran defensa realizada por el Valencia en todo el partido y especialmente en el último cuarto en el que colapsó la circulación del balón de los locales y cortocircuitó sus ideas ofensivas, dejando le partido visto para sentencia. El Obra, con una defensa floja en la primera parte, mejoró en la segunda sus prestaciones, pero sin llegar a tirar cohetes que viene a ser algo así como recuperar muchos balones o hacer mucho daño a la circulación del balón de los rivales, que en este aspecto estuvieron muy bien, con muchos pases extras que supusieron muchos tiros cómodos que por ende acertaron.
    Las defensas de Rafa Martínez y Pau Ribas sobre Corbacho estuvieron a un gran nivel, y las líneas de pase no se encontraban con la pausa necesaria. Los tres bases se estrellaron ante la defensa valenciana y aparte de cometer errores absurdos, tampoco encontraron grandes ayudas en el juego ofensivo por parte de sus compañeros. Esa falta de ideas, sobre todo como ya comentamos en el último cuarto, decantó merecidamente la balanza a favor de los de la Cultura del Esfuerzo que hicieron honor a ese slogan que llevan en su camiseta me imagino que por idea de su mecenas-presidente el Sr. Roig.
    Otro aspecto importante fueron las pérdidas de balón, 18 balones perdidos son demasiadas posesiones regaladas al contrario en un partido jugado en casa.
    En fin, un partido para estudiarlo, visionarlo con reflexión y tomar nota de los errores, el primero de los cuales es el que es más fácil de solucionar desde el punto de vista teórico: la intensidad. Si nos superan en acierto, talento, etc. no hay nada que decir, pero el Obra para ganar siempre tiene que estar más intenso y más enchufado que los rivales, o por lo menos igual.
    El Valencia Basket tiene una gran plantilla y ahora un mejor equipo que en la última y reciente etapa de Perasovic. Es curioso que presidentes como Querejeta o Roig que siempre han optado por entrenadores de renombre como Mario Crespi y Perasovic, al cesar a estos, hayan decidido por entregar el timón de sus equipos a los dos ayudantes, Ibon Navarro y Carles Duran, y que con ambos tanto el Laboral Kutxa como el Valencia, hayan remontado el vuelo en cuanto a resultados y juego. Es un poco reflejo del alto nivel de preparación y conocimientos del entrenador español.
    La Liga Endesa sigue estrechándose con nada menos que siete equipos en la horquilla de las 9-10 victorias, con el Estudiantes en plena remontada y el UCAM Murcia bajando un poco el pistón, al igual que nuestro próximo rival, el Iberostar Tenerife, equipo al que la posible baja de Sekulic puede afectar de forma decisiva.
    A ver si tenemos suerte en forma de acierto y damos la sorpresa fuera de casa.

    09 feb 2015 / 21:54
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito