Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
02:40
h

Inquietud por el futuro de 67.000 gallegos que viven de la hostelería

Galicia es la sexta autonomía con más establecimientos de restauración y alojamiento, con 8 por cada mil vecinos // Dan trabajo al 6 % de los 1,1 millones de ocupados en la autonomía // Expertos de Bain & Company-EY abogan por inyectar liquidez y respaldar tanto demanda como empleo

    El sector de la hostelería afronta con incertidumbre el fin de la pandemia. Y es que el desconocimiento de cuál va ser el futuro de los profesionales del gremio (66.825 personas en Galicia, el 6,6 % de sus 1,1 millones de ocupados) es total: “Este ano irá fastidiado, e estamos pendentes non só das normas que poñan para os aforos, senón tamén da resposta do turismo e os peregrinos”, constata Rogelio Rial, de Casa Barqueiro en Negreira.

    De cara a calibrar la importancia de este colectivo, tanto en alojamiento como restauración, Bain and Company-EY acometió un estudio en el que recuerdan que supone uno de los pilares fundamentales de la economía española, al emplear directamente a 1,7 millones de personas, con una facturación anual estimada en 124 mil millones de euros al año. Y en cuanto a su impronta en las finanzas gallegas, explican que existen casi ocho establecimientos por cada mil habitantes, situándose en sexto lugar en el ranquin nacional por autonomías y solamente superada por las Islas Baleares (10,6 locales por cada mil vecinos); Castilla y León (9,6); Canarias y Asturias (8,5 en ambas) y Cantabria por unas décimas. Pero es que hay más: junto al empleo y riqueza directos que propicia, también influye decisivamente en los puestos laborales indirectos, a través de varios sectores vitales como pueden ser el de la alimentación, bebidas, distribución y mayorista.

    Para minimizar el daño estructural al tejido empresarial del sector, los autores del análisis abogan por maximizar los niveles de liquidez para aumentar su probabilidad de supervivencia poscrisis; garantizar el mínimo impacto posible al empleo durante y después de la pandemia y apoyar la reanimación de la demanda y consumo a partir del momento en que se levanten en el tiempo las restricciones.

    “Un tema que nos preocupa moito é o da ocupación do restaurante, de cantos clientes nos van deixar meter”, continuaba Rial. Porque una de las características de este colectivo es que opera con márgenes de beneficios muy bajos (6 % en restauración, por ejemplo) y, sobre todo, presenta un parco nivel de liquidez (calculan que solo la mitad de los negocios aguantarían un mes de gastos operativos fijos). “A nosa intención é manter o plantel ao completo en Casa Barqueiro”, reseñaba Rial en lo que atañe a las siete personas que viven directamente de su negocio.

    VARIAS ETAPAS. Asimismo, los expertos de Bain and Company-EY anticipan que después de la etapa de confinamiento vendrá otra “de apertura restringida, con un levantamiento gradual de las restricciones y recuperación lenta de la actividad”, seguida de la de demanda en transición (sin restricciones, pero augurando una afluencia inicial limitada por el miedo de contagio y disminución del turismo). Y, en último lugar, plantean un cambio estructural que se acercará al período precrisis, pero “con menor demanda y cambio de hábitos”.

    Terminan yendo un paso más allá en cuanto a simulación de diferentes escenarios según dure la crisis, pero todos con reducciones de facturación y de niveles de empleo. Los primeros valores podrían caer un 40 % este año (casi 55 mil millones) y, en cuanto al trabajo, adelantan una pérdida estructural definitiva de casi 207.000 empleos. También hacen constar en que la recaudación por iva se desplomaría en cinco mil millones, y medrarían los gastos sociales de apoyo a los desempleados (podrían ascender unos 3,5 mil millones), además de adelantar una bajada de las contribuciones a la Seguridad Social.

    09 abr 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito