Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 mayo 2020
08:46
h
pedro martínez ruiz, Consultor, escritor, formador y conferenciante

“La inteligencia emocional debería ser una asignatura en la educación reglada”

El teletrabajo ya es el presente y está aquí para quedarse. El covid-19 lo ha popularizado aun más, si cabe. En el e-book Teletrabajo (Profit Editorial), una docena de especialistas exponen desde diferentes dimensiones las mejores prácticas para aprovechar su inmenso potencial para vivir y trabajar mejor.

Pedro, ¿en España estamos preparados psicológicamente para teletrabajar?

En España siempre se ha hablado del teletrabajo como una opción, de innovar en el trabajo, pero cuando ha llegado esta crisis sanitaria, se ha podido ver que muchas empresas no estaban totalmente preparadas tecnológicamente, ni los trabajadores totalmente prepararos mentalmente. Es verdad que esta situación no es la ideal para iniciarse en el teletrabajo con la incertidumbre de esta situación inusual y en muchas ocasiones de estar confinados con el resto de la familia, con las tareas de los niños, de la casa, etc. En mi caso afortunadamente, he podido adaptarme rápidamente a las formaciones y mentorías virtuales.

Últimamente, estamos todos más sensibles y las emociones nos pueden jugar malas pasadas. ¿Tenemos menos paciencia?

Es verdad que la incertidumbre no ayuda, pero en este caso también hay que observar qué pensamientos tenemos, por ejemplo ¿son todo el tiempo de queja?, la queja lleva a la desidia, al enfado y el enfado a una respuesta (con nosotros mismos o con otra persona) que no es la mejor. Igualmente pasaría con la frustración ante haber dejado de hacer cosas y trabajos por esta situación, en ese caso también hay que trabajar la aceptación. Entender que hay cosas que no dependen de nosotros, pero hay otras como la esperanza, el optimismo y sobre todo la actitud, dependen de nosotros.

Un ejercicio: Antes de que se te acabe la paciencia, pase lo que te pase, haz una lista de 10 cosas buenas de las cosas que te rodean. También puedes realizar ejercicios de respiración o meditar al comienzo del día para rebajar tu estrés, quizás la impaciencia sea la respuesta de un estado de nerviosismo e intranquilidad.

¿Cómo podemos emplear la inteligencia emocional en el teletrabajo? La gestión de los propios impulsos es más difícil en el confinamiento.

La inteligencia emocional se emplea en todo momento, en nuestra vida profesional y personal. Uno de los pilares de la inteligencia emocional es la gestión de nuestras emociones, está claro que en estado de confinamiento, y con los problemas que ello acarree (distintos miembros familiares con distintas tareas que realizar, espacio reducido), no lo hace fácil, pero incluso en esos momentos, también debemos dedicarnos un espacio y un tiempo para nuestro bienestar y cuidado emocional. Dedica un tiempo a un hobby, a darte un baño relajante, a llamar a ese amigo o familiar que siempre te alegra el día y te impulsa…

¿Es este un buen momento para conocernos a nosotros mismos?

Si hemos tenido la fortuna de que en este momento hemos tenido salud, ha sido una gran oportunidad en forma de pausa, para conocernos aún más y para aprovechar esta pausa para trabajar en nosotros mismos y en nuestro futuro.

En mi caso he tenido la suerte de fluir y escribir el que será mi cuarto libro que se publicará este otoño y que hablará precisamente de la importancia de la inteligencia emocional, de neurociencia y de cómo entrenar la mente.

¿Corremos el riesgo de volvernos un poco asociales?

Las personas somos sociales por naturaleza, necesitamos compartir conversaciones, momentos y emociones, besos y abrazos. Incluso en estos momentos de confinamiento, se han hecho miles de videollamadas para hablar con la familia y amigos, incluso para además de compartir momentos y palabras, compartir también el aperitivo o brindar desde la distancia, y a la vez el acercamiento de las nuevas tecnologías.

¿Cómo podemos trabajar la inteligencia emocional? Parece que solo hay tutoriales para mantener el cuerpo en forma y hacer recetas.

Tienes razón, es verdad que estos días hemos visto cientos de tutoriales y directos de entrenamientos, yoga, tutoriales de cocina, de música, pero no han sido los tutoriales y vídeos en los que poder entrenar la mente así como temas de inteligencia emocional y otros temas de desarrollo personal, pero si buscas, hay muchos libros, hay vídeos en YouTube, charlas TED muy interesantes y webs y perfiles en redes sociales donde encontrar. Puedo recomendaros que visitéis la web y redes sociales de ASNIE, la Asociación Nacional de Inteligencia Emocional, allí podréis encontrar mucha información.

¿Es saludable y conveniente ponerse emocional en el trabajo?

Siempre se ha dicho que las personas somos seres racionales, pero realmente somos seres emocionales que razonamos. No podemos dejar las emociones en casa antes de ir al trabajo como si de un complemento se tratara. Es saludable observarnos en distintos momentos para ver cómo nos sentimos, y ver si nos suma o resta esa emoción para la acción que tengamos que realizar. Por ejemplo, si llego al trabajo enfadado por algo que me pasó de camino, no debo pagarlo al llegar a la oficina con mi compañero que no tiene culpa, lo que tengo que hacer es gestionar ese enfado. En mi caso el entusiasmo es señal de identidad en mis formaciones. En resumen, más que ponernos emocionales en el trabajo, lo que es conveniente, en el trabajo y en definitiva en la vida, gestionar nuestras emociones.

¿Es más importante poseer inteligencia emocional que un gran currículum, Pedro?

Está claro que las personas que seleccionan personal, ya no buscan únicamente trabajadores que tengan las competencias profesionales necesarias para el desempeño de sus tareas. Ahora también buscan personas que tengan otras habilidades, las llamadas sociales, que permiten una mejor y rápida adaptación a los constantes cambios.

Tener conocimientos y seguir formándose constantemente es primordial para mejorar nuestra vida, pero siempre digo que me encantaría que la inteligencia emocional fuera una asignatura en la educación reglada para desde pequeños ir aprendiendo a conocer las emociones, a gestionarlas y a tener una autoestima elevada. En definitiva, a ser personas emocionalmente inteligentes.

Un consejo: Cuando pensemos que no podemos hacer más ni mejor…

Si en algún momento afrontamos un reto, y estamos pensando en abandonarlo porque creemos que no podemos hacer más ni mejor, recomiendo recordar todo lo que has hecho para llegar hasta donde estás, y conectar con tu “para qué” comenzaste, cuál era tu propósito, y quizás eso te ayude a impulsarte a conseguir tu objetivo. Y recordar que el único fracaso es no intentarlo, es abandonar sin tener la sensación de haber dado el 100 %.

26 abr 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito