Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 20 septiembre 2021
18:43
h
médico

José Fernando Filgueira Iglesias: “Mi padre decía que era una de las personas más queridas de Galicia”

Filgueira Valverde fue recordado en el centenario de su nacimiento ·· Un hombre que se adelantó a los tiempos, arropado por un grupo excepcional de personas mayores que él ·· Fue el gran amigo y el pensamiento de Losada

Fernando Filgueira Iglesias está casado y es padre de tres hijos. Médico de profesión (alergólogo), en esta ocasión lo destacamos por ser hijo del recordado profesor Filgueira Valverde, del que el pasado año se cumplió el primer centenario de su nacimiento. Efemérides que conmemoró el museo Provincial de Pontevedra, que durante tantos años dirigió, y la Universidade de Vigo, con una exposición fotográfica y un simposio.

_ ¿Cómo vivió la familia estos actos?

_ Fue muy importante tanto para nosotros como para su memoria. Siempre digo que la figura de Filgueira, que es muy poliédrica, recibió en vida muchísimos homenajes y reconocimientos. Él decía que era una de las personas más queridas de Galicia porque dos doctores honoris causa, dos calles (Pontevedra y Santiago), hijo predilecto de la provincia y de Santiago..., creo que a los que se les reconoce mucho en vida, después pasan épocas de silencio. No obstante, 10 años de su muerte no son muchos para asentar una figura, sobre todo porque el propio país sufrió unos asentamientos ideológicos muy importantes. El simposio nos dio una visión global de él. Habló mucha gente, de muchas cosas, ponentes muy versados en las facetas en las que él había trabajado.

_ ¿Qué fue lo que les sorprendió?

_ Lo que más me impactó fue el reconocimiento al equipo con el que él trabajó durante su etapa de director del instituto. Tuvo mucha suerte con la gente de la que se rodeó en cada momento de su trabajo; también, que tenía visiones de futuro. Villares contó cómo organizó la creación del Consello da Cultura, estaba claro que lo llevaba pensando. Como primer conselleiro de Cultura de la Xunta decidió crear el consello para lo que polarizó los conceptos del Seminario de Estudos Galegos y se lleva a 10 personas. No hubo improvisación, lo tenía bien pensado, porque mi padre llevaba cosas pensadas desde niño y poco a poco las iba realizando. Yo creo que él fue el pensamiento de Losada, con el que tuvo un contacto excepcional.

_ Buen profesor, investigador incansable...

_ Fueron otros tiempos, como no había nada hecho tuvieron que hacer de todo. Imagínate, Iglesias Vilarelle, inspector de Hacienda, fue el primero que creó un gabinete psicotécnico que llegó a ser puntero, Castelao escribía la obra, diseñaba los disfraces... Era una gente excepcional que coincidió en aquel momento, un grupo de cabezas pensantes que decidieron cubrir un hueco.

_ Un grupo de excepcionales.

_ Se llevaban unos años unos a otros. Mi padre era el más joven. Casto Sampedro era amigo de mi abuelo, mi padre estaba apadrinado por una Besada, lo que le facilitó el acceso a círculos de la ciudad donde otros niños no podían llegar. Esos contactos le permitieron subir los peldaños más rápidamente.

_ ¿Cómo era su padre en el círculo familiar?

_ Era un hombre afable, conversador empedernido, las horas de la comida y cena eran sagradas para toda la familia.

OTROS TIEMPOS

La licencia de Ence no es suya

Fernando Filgueira Iglesias recuerda de su padre la defensa que hizo del centro histórico de la ciudad que, junto con la labor formativa del instituto y el museo, fueron sus obras más importantes. Pero a José Filgueira Valverde le cuelgan un sambenito que a su hijo le gustaría aclarar. Se refiere a la licencia que el Concello concedió a la factoría de celulosas en los años 50 para ubicarse a orillas de la ría, cuando en realidad esa actuación correspondió a la Corporación presidida, unos años antes, por Argenti. "Recuerdo que los 3 puntos elegidos para su ubicación no fueron buenos. La que obtuvo más votos fue la junquera existente entre Padrón y Pontecesures; otro en las proximidades de Vilagarcía y la de Pontevedra", explicó Filgueira Iglesias, subrayando que la ubicación de Lourizán "no fue cosa de mi padre", que llegó a la alcaldía antes de la inauguración de la fábrica, que después declaró "industria nociva y peligrosa, y comenzó la lucha para que cumpliese la normativa".

De aquella época, Filgueira Iglesias recuerda haber participado en una manifestación de estudiantes del instituto a favor de Ence, que se celebró ante el ayuntamiento, donde el alcalde, su padre, le dijo al entonces gobernador Rafael Fernández Martínez: "Mucha gente", y éste le respondió: "Muchos niños". Eran otros tiempos, y las imposiciones llegaban desde otras instituciones.

15 feb 2007 / 01:48
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito