Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 21 mayo 2022
00:50
h
trauma news

La lesión más temida

    EStrenando este apartado de opinión me gustaría comenzar con la lesión princeps en lo que se refiere a las lesiones de rodilla, la rotura del ligamento cruzado anterior, pues ¿quién no ha oído hablar de ella?

    La rotura del LCA es una de las lesiones más temidas por los futbolistas. Sufrida por el jugador del Real Madrid Marco Asensio, quien podría estar fuera de juego durante al menos medio año aunque el periodo de recuperación podría alargarse.

    La relación de damnificados por este contratiempo es extensa; algunos vuelven a alcanzar un nivel similar a antes de la lesión, pero otros nunca alcanzan su mismo nivel de referencia, como el exmadridista Jesé, caído en la Champions frente al Schalke cuando atravesaba por su mejor momento. El exmadridista Pepe se lesionó en la 2009-2010, llegando a recuperarse para disputar el Mundial con Portugal. El alemán Khedira logró con esfuerzo recuperar su nivel; Diego Costa, Canales o Rafinha son otros ejemplos.

    ¿Y una vez que la sufrimos? Pues casi sin ninguna duda nos vamos a tener que someter a una intervención y a una recuperación de como mínimo seis a ocho meses, y el retorno a la actividad deportiva va a estar condicionado por múltiples factores. No solo el quirúrgico, gracias al que cada vez se consiguen mayores avances para conseguir mayor estabilidad y reconstrucción anatómica, es importante: es esencial una buena rehabilitación, una reintroducción deportiva posterior y una ayuda psicológica. Cumplir todo esto no nos tiene que hacer perder el norte y pensar que vamos a acortar estos periodos, ya que el factor más importante es el biológico, un factor no modificable a día de hoy: no respetarlo nos puede llevar a un trágico final y a no conseguir alcanzar el nivel deportivo previo.

    ¿Qué es el factor biológico? Es el proceso por el que pasa el injerto o plastia desde la cirugía. Tiene unos tiempos no modificables, en los que la plastia o injerto debe incorporarse, revascularizarse y madurar sintetizando nuevas células formadoras de colágeno: es un proceso largo que no podemos acelerar ni en deportistas de élite, aunque los mismos jugadores, clubs o prensa deportiva nos autoimpongan esos seis meses de recuperación, y por lo tanto es el factor que mas nos puede condicionar no alcanzar ese nivel previo e incluso el producirse una rerrotura.

    Este factor nos está haciendo replantearnos a la mayoría de los traumatólogos deportivos ampliar de forma consensuada el tiempo de reintroducción a la actividad hasta los 8-9 meses e incluso 12 en adolescentes.

    CIRUJANO ORTOPÉDICO Y TRAUMATÓLOGO DEPORTIVO

    11 mar 2020 / 21:52
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito