Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 09 diciembre 2022
17:06
h

Luz verde a la apertura de la abandonada finca do Espiño

Además de asegurar la estructura del ruinoso inmueble, se limpiarán los senderos y se recuperarán árboles de gran valor botánico

    Los andamios cubren desde hace escasas semanas las ruinas del palacete modernista de O Espiño. El cometido no es otro que asegurar la estructura para evitar su derrumbe y abrir la finca al público, informan a este diario fuentes de la concellería de Medio Ambiente. El proyecto permitirá extraer la masa forestal que, con el paso del tiempo, ha camuflado los senderos que atraviesan la parcela. Además, se eliminará la maleza de la entrada y se recuperarán árboles de gran valor botánico.

    Para poner el espacio en uso sin que suponga un peligro para los visitantes, Raxoi quiere blindar el castillo con un enorme muro vegetal que serviría para impedir el acceso a los vestigios, recalcan desde el departamento que dirige la edil María Castelao. El presupuesto para ejecutar las obras supera los 91.500 €.

    Aunque es la primera vez que el Ayuntamiento interviene en la zona, la ambiciosa operación para rehabilitar el palacete y acondicionar un área de esparcimiento sigue enquistada en los juzgados. Hace ya una década que Layetana compraba el castillo y la superficie verde que lo rodea (18.000 m2) con la intención de construir 82 apartamentos geriátricos. Según el acuerdo adoptado entonces entre la empresa catalana y Raxoi, se cedería a la administración local tanto el parque como el edificio, ambos totalmente rehabilitados. El propio consistorio negaría posteriormente a Layetana la licencia de obra al entender que el proyecto perdía su carácter residencial comunitario para la tercera edad y se convertía en viviendas de lujo. Raxoi fue demandado entonces por la promotora.

    Argumentando que su entrega estaba vinculada a la concesión del permiso, la empresa catalana se negó a abonar los 2,3 millones de euros que costaba el acondicionamiento del parque y del palacete. El Ayuntamiento, por su parte, defendió que eran cosas independientes, y de ahí que ambos acabaran en los juzgados y con un contencioso por el medio. Por el momento, Raxoi ha ganado el primer asalto, pero todavía queda mucho camino por andar.

    No en vano, el gobierno local ha decidido abordar la puesta a punto de la finca para abrirla al público debido a que la polémica podría prolongarse varios años. La recuperación de O Espiño vendría a completar el gran pulmón verde que conforman los parques de Galeras y Monte Pío.

    eotero@elcorreogallego.es

    25 sep 2011 / 21:19
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito