Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 10 agosto 2020
16:28
h

Madrugón para comprar en la Plaza

A las ocho de la mañana ya había clientes en el Mercado de Abastos compostelano // “Tuve que dar dos vueltas para aparcar”, afirmaba sorprendida una usuaria // Pescado, fruta y verduras siguen siendo los reyes de las cestas, sin olvidar el pan // Se dispara la compra ‘online’ hasta triplicarse

La Plaza de Abastos compostelana sigue teniendo tirón. La posibilidad de comprar producto fresco y de proximidad acercó ayer a cientos de compostelanos hasta el Mercado, incluso algunos no dudaron en darse un madrugón para estar a primera hora ante los puestos. “Ya había algunos clientes a las ocho de la mañana, y desde las ocho y media o nueve ya comenzó un goteo constante, aunque hubo horas, como en el tramo de las doce, en el que se notó una gran afluencia”, indicó a este periódico Marta Rey, gerente de la Plaza de Abastos de Santiago.

Parece que la actividad quiere tender a normalizarse en tiempos de confinamiento por el coronavirus. De hecho, una de las compradoras habituales de los sábados comentó a este diario que “para mi sorpresa tuve que dar dos vueltas con el coche por las inmediaciones del recinto para poder aparcar, cuando en las últimas semanas era acercarme a la Plaza y encontrar un hueco a la primera”.

También explica que cuando llegó al Mercado, alrededor de las doce de la mañana, “había puestos en los que había muchísima gente, sobre todo en los de venta de pescado, por lo que guardar las medidas de seguridad se hacía difícil a veces, aunque se ve que la gente está muy concienciada y hacía lo posible por mantener las distancias exigidas por las autoridades sanitarias”.

De hecho, la concienciación social para evitar los contagios por covid-19 hizo que ayer fuese casi extraño ver a clientes de la Plaza sin mascarilla. “Casi todos llevaban cubierta la cara, incluso algunos se nota que han tenido que ingeniárselas porque se notaba que llevaban mascarillas hechas en casa, con telas de colores”, comentó a este diario otra clienta.

REPARTO DE MASCARILLAS. Y para aquellos que fueron de compras a la Plaza de Abastos y no llevaban mascarillas, voluntarios de Protección Civil de Santiago no dudaron en acercarse al segundo lugar más visitado de la capital gallega, tras la Catedral, para repartirlas entre usuarios que las recibieron agradecidos por la altruista iniciativa. Y como la tónica de este sábado fue la de una discreta vuelta a la normalidad, también, como es habitual en el Mercado, los reyes de la cesta de la compra fueron los pescados, seguidos de frutas y verduras, antes que las carnes.

Otro de los objetos de deseo fueron los puestos de panla, a pesar de que la venta de harina haya subido como la espuma, hasta un 196 %, al igual que la levadura, casi imposibles de encontrar en los supermercados, por el aumento de chefs caseros que se afanan por hacer postres, además de pan, sobre todo para los niños de la casa, y sobrellevar el confinamiento.

Precisamente, Marta Rey comentó que debido a la alerta por la pandemia las ventas online en la Plaza de Santiago “se están incrementando muchísimo, llegando a triplicarse”.
En este sentido, subrayó la necesidad de que los clientes habituales se dirijan directamente a sus comerciantes de confianza para hacer la compra online “y así dejarnos más margen para poder seguir haciendo el reparto a domicilio”. Un servicio en donde dan prioridad a las personas más vulnerables, como mayores que no pueden desplazarse y, sobre todo, a afectados por el coronavirus.

También recomienda hacer la compra online, ya sea a través de la web de la Plaza o llamando al teléfono 981 58 34 38, “de forma racional, preferiblemente pensando en toda la semana”.

Otra de las cuestiones que quiso subrayar la gerente del Mercado de Abastos compostelano es que ayer, a pesar de que había más clientela de la habitual en las últimas semanas, “los usuarios siguieron manteniendo la distancia social”.

Hay que recordar además que los Bomberos acuden semanalmente a la Plaza para proceder a la desinfección de todo el recinto.

Sin duda, la imagen de ayer, con multitud de clientes en el Mercado, hace confiar en una gradual vuelta a la normalidad. De hecho, el movimiento que hubo en las inmediaciones del recinto hizo que muchos vecinos se asomasen a ventanas y balcones para ver una circulación de gente inusual en estos tiempos.

26 abr 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito