Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 03 agosto 2021
20:00
h

Marian Rojas: "Las cosas buenas de verdad pasan en la vida real, no en la virtual"

La psiquiatra hablará hoy en A Coruña sobre cómo gestionar conflictos y emociones, tema en el que se centra su último libro

La psiquiatra Marian Rojas Estapé ha logrado algo realmente difícil: convertir su último libro, Cómo hacer que te pasen cosas buenas (Espasa), en uno de los más leídos en España en todo lo que va de 2019. Le pregunto si eso indica que estamos un poco agobiados con nuestras vidas, y buscamos una salida urgente, a pesar de que este país figura entre los más felices del mundo y es, en este momento, el más saludable de todo el planeta. "Al final todos queremos alcanzar la felicidad, cierta paz, cierta serenidad, pero eso sólo se logra, como todos sabemos, en pequeños momentos", dice Rojas. "Tiene que ver con la autoestima, pero también con la solidaridad y con el amor a los demás".

Y de todo eso ella es un buen ejemplo. Ha trabajado con niños y familias desfavorecidas en lugares tan alejados como Camboya o el Bronx, donde fue profesora con diecinueve años. Así que sabe muy bien de lo que habla. Sus clientes deben pensar lo mismo.

Mi encuentro con ella, un encuentro telefónico, se produce entre consulta y consulta. Cuando habla, Marian Rojas está convencida de uno de los males de nuestro tiempo: lo que ella llama la cronopatía.

Esa sensación de tener que hacerlo todo con el reloj en la mano, lo más aceleradamente posible, porque hoy las soluciones no pueden esperar, las decisiones tampoco, y además lo necesitamos todo y muy rápido.

"Vivir en estado de alerta, en estado de estrés constante, eso que más o menos se puede definir como ansiedad, daña nuestro cuerpo y empeora nuestra vida", afirma. "Lo más importante es conocernos a nosotros mismos, porque así sabremos superar los miedos y los traumas, así sabremos como gestionarnos.

Además de conocernos tenemos que comprendernos. Y finalmente, hay un apartado importante: la aceptación. Aceptar lo que no se puede cambiar. Aceptar los defectos, eso que hoy parece tan difícil".


ESTA TARDE EN EL AUDITORIO DE ABANCA. Hoy Marian Rojas llega a A Coruña para contar todas estas cosas, y otras muchas, en el Auditorio Abanca de la capital herculina (19.00 horas). No será una conferencia al uso, sino un intercambio con los asistentes, una conversación. Porque ella está muy acostumbrada a hacer de la conversación una herramienta poderosa. "Uno de los males de este tiempo es esa avalancha de información que recibimos", explica, "esa necesidad de ver todas las notificaciones en el móvil, todos los mensajes, y reaccionar ante ellos.

No es lo único, pero las pantallas nos están moldeando así. Somos unos auténticos adictos a lo superficial". Dice Rojas que la luz, el movimiento y el sonido son los elementos que primero entran en nuestra zona prefrontal y colonizan así nuestras decisiones y nuestra atención.

"De ahí pasamos a ese sentimiento de alarma continua que es típico de nuestro tiempo", añade.

"Creo que cada vez conectamos mejor con una pantalla que con un ser humano, y eso me preocupa. Porque las cosas verdaderamente buenas pasan en la vida real, no en la virtual. La vida virtual está pensada para lo que se llama las gratificaciones instantáneas. Esos chispazos a golpe de dopamina que sirven para tenernos ahí, permanentemente atentos", sigue explicando. "Las emociones son buenas, pero sólo si están bien gestionadas. El que se traga las emociones, se ahoga", sentencia la psiquiatra, citando uno de los capítulos de su libro.

Le pregunto si todo este problema que parece que nos está generando el exceso de pantallas se agudiza con los millenials. Y, sobre todo, le pregunto cómo resolverlo. Es hoy una de las grandes preocupaciones paternas.

"Hace años empecé a ver chicos jóvenes con cuadros apáticos. No eran depresiones, pero sólo les interesaban los juegos de vídeo, no hablaban apenas de sus amigos. Fue el comienzo".

Dice que ese fue el momento en el que empezó a detectar el problema que se avecinaba. La sustitución de la realidad por un universo irreal en el que no te tienes que enfrentar cara a cara, y que a personas inseguras, por ejemplo, les hace encerrarse en una especie de cápsula virtual.

Grandes retos contemporáneos, como la omnipresencia de las pantallas, la ansiedad que producen los miedos del futuro, la alerta casi permanente que nos domina, la necesidad de volver a marcarnos metas y creer en nosotros, estarán hoy sobre la mesa en la cita con Marian Rojas en A Coruña. Se trata de lograr, sobre todo, que nos pasen cosas buenas.

17 jun 2019 / 21:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito