Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
11:13
h

La matriarca de la ‘casa de las mujeres’ muere a los 102 años

María Blanco Bravo era la tatarabuela de una familia de Conxo de cinco generaciones // Enviudó muy joven y sacó adelante sola a sus seis hijos

María Blanco Bravo, viuda de Ramón Conde Valiño, falleció el pasado domingo en Conxo a la edad de 102 años. Aunque nació en la parroquia de Rendal, en el concello de Arzúa, en 1911, vivía en el barrio compostelano de Conxo desde que se casó, allá por la década de los años 30. María Blanco tuvo seis hijos —Chelo (viuda de Carlos Sesar), Rafael, Carmucha (viuda de Domingo Moroño), María, Obdulia y Santiago Conde Blanco—, la segunda generación de la familia, y contaba con numerosos nietos, bisnietos y tres tataranietos.

La centenaria María Blanco Bravo era la matriarca de una familia de cinco generaciones. Hoy, a las cuatro y media de la tarde, se celebrará su funeral en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Merced de Conxo, donde se oficiará el funeral de cuerpo presente, y seguidamente recibirá cristiana sepultura en el cementerio de dicha parroquia.

Todos su familiares y amigos le rendirán esta tarde un emotivo homenaje a la tatarabuela de esta familia, una mujer que en plena Posguerra se quedó viuda, y ella sola tuvo que sacar adelante a sus seis hijos. Para ello, trabajó como cocinera en el hospital psiquiátrico de Conxo, aunque se dedicó también al campo durante muchos años haciendo diferentes labores agrícolas "para poder dar de comer a sus hijos", afirmaba en un reciente reportaje con este periódico Silvia, una de sus nietas, y que organizó un encuentro en el que estuvieron presentes cinco generaciones de mujeres.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

12 nov 2013 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito