Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 12 abril 2021
02:38
h
{ el día después }

El mejor partido

    No crean ustedes que el Fuenla es un mal equipo o que la afición del pabellón Fernando Martín es de las frías, de las que no aprietan. Lo que ocurre es que cuando te arrollan, te dejan sin capacidad de respuesta en el parquet y en la grada. Es muy difícil en esta Liga Endesa que un equipo pueda responder a otro si desde el primer minuto se le aprieta en defensa, con cambios defensivos que exigen una gran coordinación y por ende, una mayor concentración para ejecutarlos, y son realizados con gran intensidad.

    En el 1x1 defensivo el Blusens Monbus fue superior y el mejor exponente se puede comprobar en la estadística del mejor estilete de los fuenlabreños, Kirk Penney, que en noviembre en Sar nos acribilló con 25 puntos, tirando 4 tiros libres y convirtiendo 3, 7 veces de dos puntos metiendo 5, y 10 veces de tres, acertando en 4. En este partido no pudo tirar nada más que dos triples de los que solo convirtió uno. Por si fuera poco la eficacia en la faceta defensiva, en ataque se estuvo con un nivel de puntería muy alto en los tiros de tres, 44%, y sobre todo se jugó con inspiración y regularidad, acertando acción tras acción, dominando el rebote, salvo en el último cuarto cuando el partido estaba controlado y más que decidido. En todo momento la sensación fue de absoluta seguridad y como diría Valdano de "solvencia en la cancha".

    Se llega al momento crucial de la temporada en situación de privilegio, sumando todos los jugadores y con un nivel de esfuerzo loable. Se ha metido en el lío del descenso al Fuenlabrada que hoy ante el Estudiantes debe de ser consciente de ello y apretar los dientes ya que una nueva derrota podría hacer estallar el polvorín.

    Volviendo al Obra, añadir que no hay lesionados y todos están en un nivel de forma alto, pero de esto quiero hablar otro día ya que el trabajo realizado merece un reconocimiento explícito y con la amplitud de espacio necesaria.

    Me gustaría también resaltar los casi 7 minutos de juego de Richard Nguema en los que lejos de cualquier tipo de presión, nada fácil con todo su entorno y amigos en la grada, jugó, simplemente, muy bien. Hacer esto no es fácil ya que su rol durante la temporada ha sido otro, el lógicamente previsto como tercer base con acceso a situaciones de juego muy puntuales. En la víspera seguro que dormiría pensando que si Palacio tendría que jugar, previsionando el partido se podría haber comido el coco, siendo normal el caer en la trampa de la autopresión, etc. etc. y como consecuencia no ser capaz de dar en la pista y en un momento importante del partido, la respuesta y dirección del juego adecuadas.

    Es diferente tener una buena actuación en un partido concreto en el que con viento en popa y marcador decantado a favor o, viceversa, teniendo todo perdido sin opción de victoria, el entrenador te da una oportunidad y sales a jugar sin pensártelo y sin responsabilidad. El sábado no era esa la situación ni el partido más fácil para hacerlo bien, incluso con nota. Felicidades a Richard.

    02 abr 2012 / 20:34
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito