Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 27 octubre 2021
08:52
h
NUEVA ESTÉTICA en galicia

La mitad de los jóvenes forman parte de grupos sociales ‘diferentes’

El 50% de los 'teenagers' gallegos necesitan integrarse en un grupo social, "vínculo de parentesco" contra la frialdad de las grandes ciudades ·· Subculturas musicales muy pacíficas en nuestra comunidad ·· Vampíricas hijas de ZP: imagen de una época

¿Sueñan las hijas de Zapatero con vampiros electrónicos? Túnicas negras devotas de Bram Stocker, amuletos al cuello contra los puritanos, botas para remover tumbas, brazaletes de guerreras en la oscuridad... Lejos, muy lejos del pastiche Crepúsculo. Cerca, muy cerca de Lovecraft, Edgar Allan Poe y otros genios de las tinieblas. Su draculina irrupción sembró el escarnio de los foros más retrógrados. Se equivocan: las góticas Alba y Laura Zapatero simbolizan el espíritu de su época. Y Galicia no se escapa de las fervorosas tribus urbanas: el 50% de nuestros teenagers celtas necesitan identificarse con un grupo social.

No hay nada más sensible que la mente de un adolescente: más inmerso en El ruido y la furia de Faulkner que en las dudas de El guardián entre el centeno. Y los jóvenes gallegos sienten predilección por cinco tribus masivas y mundiales: hip hoppers, skaters, emos, punks y góticos. La mayor comunidad virtual para esta edad en el mundo, la tentacular Habbo, revela que "al 15% de los chicos les encantaría ser hip hopper". Sólo el 15% no se identificaría con ningún grupo. Subculturas musicales y estéticas conviven pacíficamente en Galicia, sin incidencia real de Latin Kings, Ñetas o neonazis. El Ministerio del Interior ordenó la vigilancia de bandas juveniles violentas, fenómeno muy alejado del colectivismo gallego.

Al Noroeste las tribus obedecen a rituales terapéuticos, demandados por los adolescentes para sentirse parte de la sociedad. El musicólogo y profesor de Comunicación, Héctor Fouce, destaca "la normalización de las subculturas, un punk no nos deja en estado de shock". Y el estupendo trabajo Escuela de calor: Sociometría y Sociodinámica de las tribus urbanas refleja ese transfondo emocional gracias al trabajo de los especialistas Filgueira, Dies, Sánchez, Méndez y Lamas. Como doctora en Psicología y reconocida psicoterapeuta, Marisol Filgueira determina la identidad del individuo, jerarquía interna o relación con otras tribus. Pequeños guetos de calor ante "la deshumanización de la vida urbana".

. phermida@elcorreogallego.es

HABLAN LOS PSICOTERAPEUTAS

"Mecanismo de pertenencia"

Uñitas negro noche asoman en la foto de arriba, flanqueadas por una hermosa madre en oscuro y con una dorada Michelle que destaca como un sol. El triunfo de la personalidad y de la libertad, contra todo look preppy, Paris Hilton o jersey amarrado a los hombros.

En su trabajo Escuela de calor, realizado junto a otros autores, la psicoterapeuta Filgueira revela que "las tribus privilegian el mecanismo de pertenencia". Necesitan una "estética existencial", un espacio vivido y un territorio común. Como doctora en el hospital Marítimo de Oza, Marisol Filgueira ha trabajado en la formación de psicoterapeutas, relacionando las emociones con nuestros ritos populares. Aparecen así fenómenos de efectos benéficos en la etnografía gallega: desde la Noite de San Xoán hasta el Entroido. También las tribus urbanas sirven de ritos terapéuticos para los adolescentes. El musicólogo Héctor Fouce destaca que "ahora asistimos a una fusión, incluso los novedosos emos mezclan lo gótico con la dejadez punk y su nihilismo". Según Fouce, "se trabaja en un reciclaje constante, con herramientas de cultura de masas".

Y la tremenda angustia de esos años se disipa entre "lo efímero, lo trágico y el presentismo de las tribus", según Escuela de calor. El fenómeno se acrecienta con la posmodernidad, "en las megalópolis se fomenta el repliegue sobre el grupo y la profundización de las relaciones en el interior". Burbujas de supervivencia en la jungla de asfalto. .

LA CALLEJERA VIDA BOHEMIA

Pintadas ·· Héroes de túneles y paredones. Reyes del suburbio a base de grafitos, con quedadas en Vigo, Pontevedra o Ferrol. Los hip hoppers nacieron en el Bronx pero proliferan en toda ciudad industrial. Con el programa Fama, su break dance hace estragos. Los skaters figuran como subcategoría del hip hop, más jóvenes y californianos. Jinetes en cualquier plaza de Armas.

Emos ·· Tímido fenómeno en Galicia, pero que crece paulatinamente en A Coruña. De riguroso negro y ojos maquillados a lo Robert Smith, pueden confundirse con los góticos. Pero sus derroteros van por otras sensibilidades, más cerca de los Tokio Hotel.

Punks ·· Su estética destroyer y nihilismo cervecero arrasaron en nuestras ciudades más acuciadas por el paro. Cuando el Vigo de la reconversión se asemejaba a la Inglaterra de Thatcher. De aquella época salió Siniestro Total, auténtica enciclopedia de la idiosincrasia galaica. Más tarde aparecerían los Killer Barbies y el rock bravú, o versión agricultora y cosechera del punk. En el bravú de los 90 tenemos a la única tribu 100% gallega.

Góticos ·· Por aquí caminan las hijas de Zapatero, montadas en sus Dr.Martens y con largas melenas victorianas. La gótica estética cementerio se inició en Inglaterra, recreando lúgubres tiempos de Jack el destripador. Épicas músicas de Joy Division o Siouxsie and the Banxees narraron en los 80 escenas de chicas perdiendo el control. The Cure se ocuparía de las telarañas y el romanticismo, mucho antes de que Marilyn Manson renegara de la música y sólo se quedara con la estética .

26 sep 2009 / 02:45
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito