Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 04 junio 2020
20:58
h

Moncho vio la clave en “las pérdidas y los rebotes cedidos”

El entrenador del Obra lamentó “el cómo” de la derrota ante el Valencia, con errores “inexplicables”

    El análisis del partido de Moncho Fernández, entrenador del Obra, circuló alrededor de un aspecto estadístico que consideró clave: las pérdidas de balón y los rebotes bajo su propio aro que cedió su equipo. Para Moncho, ayer “el partido tuvo dos partes: en la primera volvimos a tener falta de acierto, como otras veces, con menos del 30 por ciento en tiros de campo, pero tuvimos dos pérdidas de balón y perdimos dos rebotes, eso nos permitió llegar vivos al descanso; pero en la segunda parte tenemos once pérdidas, muchas de ellas inexplicables, y nos capturan siete rebotes de ataque: eso se transforma en canastas fáciles, e hizo que el partido se rompiera”, resumió.
    El principal problema del Obra ayer, más que no poder levantarse del tercer golpe que le propinó el Valencia, no fueron los puntos, sino que llegó “cuando estando a seis o siete puntos de ellos, y en acciones cómodas, enlazamos tres pérdidas seguidas que ellos transformaron en canastas fáciles. Y tras buenas acciones defensivas llegaron el palmeo de Stefansson, el triple de Rafa (Martínez) o la jugada de dos más uno de Hamilton: el rebote es básico, para poder correr y no recibir puntos”, explicó el técnico.
    Moncho admitió que son problemas que se repiten para el Obra, y que tienen difícil corrección, porque “no se puede trabajar mañana y decir no te la botes en el pie o cuando rebotees y botes que no se te vaya fuera. Y el tema de los rebotes es de responsabilidad individual, cada uno tiene que bloquear: hay acciones que son una batalla que tiene que ganar cada uno”.
    “Es un gran problema”, añadió, “y algo que debemos mejorar si queremos ser competitivos: pérdidas de balón y de rebotes son muchísimos puntos, acciones de porcentaje superior al 80 por ciento: es dificilísimo defender esas segundas opciones, o las superioridades cuando pierdes el balón como lo perdemos”.
    Al entrenador le preocupa el estado de ánimo del equipo, que “no es el mejor, es malo: ahora estamos deprimidos y frustrados, pero debemos luchar contra eso. Hay un montón de factores por los que sentirnos muy bien: nos sentimos mal porque no ganamos partidos y estamos abajo, pero estamos en un club que nos paga religiosamente, con una afición que viene y nos aplaude pese a perder, y hacemos lo que nos gusta. Depresión, la justa: nos tiene que durar dos horas”.
    Moncho rescató cosas positivas: “No es dramático perder contra el Valencia, el problema ha sido el cómo. En la primera parte volvimos tras un primer mazazo de ellos duro, y también en el tercer cuarto. Pero hay que ganar partidos, que es lo difícil”, dijo. Y explicó que su “desesperación” no fue con los bases, sino “con todo el equipo: no es algo personal”.

    28 mar 2016 / 02:39
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito