Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 24 octubre 2020
22:57
h

Navantia-Ferrol celebra las fragatas pero prevé iniciar la primera todavía en 2022

La ingeniería empezará en abril, pero el corte de chapa se retrasa ahora para dentro de dos años y medio // Luz verde a la orden de ejecución

En la ciudad metálica, las sirenas de los barcos alimentan a la población. Y por eso sabe a gloria la orden de ejecución para las cinco fragatas F-110, aprobada ayer por el Consejo de Ministros. Según los datos actualizados por el Gobierno, la inversión asciende a 4.317 millones de euros: la mayor en la historia de los astilleros públicos. Y el quinteto de buques para la Armada española empleará a 7.000 personas en la ría, durante 13 años. Sin embargo, según pudo saber este diario, Navantia-Ferrol tiene previsto iniciar todavía la construcción de la primera en 2022.

Pese a los retrasos, se trata de una carga de trabajo sin precedentes para una comarca tradicionalmente castigada por el paro. Tras la aprobación del techo de gasto y del proyecto en diciembre, Navantia ya avanzaba durante el primer trimestre de este 2019 en el programa más moderno del mundo. Con el adelanto de la orden de ejecución unas semanas sobre lo previsto, los contratos se firmarán en abril. Y en ese mes se iniciarían las labores de ingeniería y avituallamiento. Sin embargo, todavía esta semana se encontraba planificada la fecha del corte de chapa (hito constructivo) para 2022. Por este motivo, la euforia de los representantes gubernamentales contrasta con la prudencia del comité. Según su presidente, Javier Galán, "a nosa satisfacción vai a medias; por fin temos a orde de execución pero para iniciar os barcos pasará un longo período de tempo onde boa parte das seccións estarán en inactividade".

Las factorías finalizan ahora los dos buques de apoyo logístico AOR para Australia. Y después del verano, las gradas ya podrían quedar vacías. "Reclamamos que os estaleiros de Ferrol e Fene sexan dotados con carga de traballo inmediata, ante o parón en canto remate o segundo australiano", insistía ayer Galán. Por eso se mantiene la reclamación de un nuevo AOR para la Armada española, para paliar el bajón que se sufrirá durante dos años y medio.

La primera F-110 se entregaría en 2026, y la última entre 2031 y 2032. Según la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, "se trata de una importante carga de trabajo que además ayudará a sustituir las F-80 (clase Santa María) que ya se encontraban obsoletas". Celáa incluso fue más allá, al ampliar la ocupación a "13.000 empleos". Pero la cifra oficial, confirmada por el delegado del Gobierno en Galicia, se mantiene en 7.000: divididos entre 1.300 directos, más de 2.000 para auxiliares y 3.500 indirectos, con 18 millones de horas de trabajo.

Con 80 nuevas auxiliares Según Javier Losada, "la inversión, la mayor desde el AVE en Galicia, propiciará que se pase de 200 empresas vinculadas al sector naval a 280". Eso implicaría la creación de 80 auxiliares, tal y como ya adelantó en diciembre cuando visitó Navantia tras la aprobación del proyecto. "La construcción será íntegra en Ferrol y supone el 40% de la contratación prevista para los próximos cinco años", indicaba el socialista en una rueda de prensa desde A Coruña. Ya este año, la inversión en la serie llega a los 41 millones de euros, para 2020 se preparan otros 61 e irá en ascenso según avancen los ejercicios.

Semejante desembolso llega a un mes de las elecciones generales. Y se trata de uno de los proyectos estrella del Gobierno Sánchez. Antes de que Celáa anunciase la luz verde a la orden de ejecución, Losada ya daba las cifras. E incluso antes del delegado, intervenía el candidato del puño y la rosa a la alcaldía de Ferrol. Según Ángel Mato, "Margarita Robles no sólo cumplió los plazos sino que los adelantó, se trata del mayor contrato del Ministerio de Defensa para Navantia". Y pide a la Xunta que "desarrolle el Campus Industrial de Ferrol, para respaldar este programa y adaptar las necesidades formativas a los nuevos perfiles de contratación".

Este impulso a las F-110 llega cuando se inicia el ERE de la empresa pública, todavía no firmado, con 900 salidas preparadas en la ría hasta el año 2022 (más de 600 este año). Y según el representante del Ejecutivo central, beneficia a la actividad económica de una comarca que "llegó a tener taxas de paro del 33%". El alcalde ferrolano, Jorge Suárez, puntualiza que "as fragatas tiñan que vir moito antes, pero estamos no punto de partida para miles de empregos nunha Ferrolterra que terá un sector industrial máis diversificado". Y añadió que "non queremos ter unha Ferrolterra volcada co sector de servizos, non servimos para iso e necesitamos o naval".

30 mar 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito