Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 16 octubre 2021
23:06
h
{ la pizarra }

No entrar en su juego

    la derrota en Euroliga el pasado jueves en Kaunas ha sido la primera de la temporada para el Real Madrid. Un partido con mucho que analizar y el Obradoiro habrá tenido buena cuenta de ello. Con la plantilla al completo, el choque tiene muchos alicientes para hacer frente al líder invicto de esta Liga Endesa con novedades en el equipo pero manteniendo la misma esencia de juego que les ha caracterizado en los últimos años.
    Pablo Laso, que cumple su novena temporada al frente del conjunto madrileño, es consciente de lo diferente que será este partido en comparación al jugado contra el Zalgiris. Estilos muy opuestos con características de juego basados en una confección de plantilla generada para finalizar en transiciones rápidas, y la otra sobre la elaboración de las posesiones con sets de ataque más largos. La amplia rotación del Madrid será su principal baza en una mezcla de quintetos que obliga a todos sus rivales a modificar sus decisiones de partido.
    En el plano defensivo son un tremendo abuso. La mejor en los últimos 10 años con 68,2 puntos de media. Cada temporada que pasa producen más, con jugadores exteriores capaces de defender en múltiples posiciones (Rudy, Taylor, Deck, Randolph). Ese trabajo se ve complementado con los pívots en rotaciones e intimidación.
    Adivinar quiénes serán los protagonistas es igual de difícil que ganar la lotería. Campazzo y Jaycee Carroll están siendo los principales ejes resolutivos del equipo en momentos clave junto a la aportación de Tavares y Gabriel Deck en labores de contundencia y juego por espacios. Cabe destacar los fichajes de Nico Laprovittola y Jordan Mickey, con muy buena adaptación jugando roles importantes por momentos.
    Por parte del Monbus Obradoiro, con el roster sin bajas, la fortuna extra en el acierto y la fortaleza mental serán básicos junto al dominio de la zona por espacios y con rebote. Romperles una cómoda circulación de balón será el aspecto que beneficiará a los locales para imponer el ritmo de juego por fases.
    Desactivarlos no será tarea fácil. Igualar su nivel de intensidad, aguantar el desgaste físico y controlar los parciales serán las claves más importantes.

    18 oct 2019 / 22:26
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito