Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 agosto 2020
11:58
h

Nuevos actos vandálicos abren el debate para instalar más cámaras de vigilancia

El Concello se plantea ya incrementar estos sistemas de control tras aparecer las enésimas pintadas en las Marías // Los gamberros también se cebaron con el Mercado de Navidad

La estatua de las Dos en Punto, situada en el paseo central de la Alameda, apareció ayer con una pintada en la parte trasera de la misma. Un gamberrada que lamentó el concejal de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Muíños, quien confirmó a EL CORREO GALLEGO que el Ayuntamiento tendrá que estudiar "la instalación de cámaras en esta zona, porque si no vamos a tener que estar pintanto cada dos por tres las Marías".

Hay que recordar que el monumento en honor a Maruxa y Coralía había sido restaurado en el mes de agosto por su autor César Lombera. De hecho, Muíños señaló que tendrán que volver a llamarlo de nuevo para que no quede rastro del grafito en la estatua.

Otro de los puntos que sufrió un acto vandálico durante la madrugada del viernes fue el Mercado de Nadal de Carreira do Conde, donde los gamberros descolocaron las alfombras y causaron destrozos en la estructura que señaliza el Mercado.

Además, en la madrugada del domingo, la puerta de la Casa da Parra, ubicada en la plaza de A Quintana, sufrió también un ataque. En concreto, los daños fueron en la puerta de acceso al inmueble, que cuenta con un pequeño cristal, que fue el que destrozaron los vándalos y que ya ha sido repuesto.

En los tres casos se desconocen quienes han sido los autores de estas gamberradas, puesto que como reconoce el propio edil "hay que cogerlos in fraganti, si no es muy complicado de resolver".

Además, Muíños confirmó que se impusieron multas en la madrugada del viernes por orinar en la calle y se identificaron a varias personas por beber en la vía pública, puesto que el Ayuntamiento está incidiendo en este tipo de faltas. Asimismo, el responsable de Seguridad afirmó que en esa jornada precisamente se incrementó la presencia policial para evitar este tipo de conductas. Así, en el parte de la Policía Local de la madrugada del viernes, los agente idetificaron, a las 00.35 horas, a varias personas por consumir alcohol en la vía pública. Además, propusieron para sanción a siete personas por orinar en la vía pública. Las multas por estas infracciones pueden llegar a los 750 euros en caso de que se orine en un edificio como el Pazo de Raxoi o la Catedral.

Esa misma noche, a las 06.30 horas, en la confluencia de las calles General Pardiñas con República de El Salvador, se produjo una pelea entre dos personas, que finalmente decidieron no presentar denuncia.

Por último, los agentes locales intervinieron estupefacientes a cinco personas. Aún así, Gonzalo Muíños señala que el puente se saldó sin incidentes de consideración en la capita gallega.

Confirman que la Casa da Parra está en el punto de mira de okupas

La rotura del cristal de la puerta de la Casa da Parra va más allá de una simple gamberrada.

Y es que según confirmó el edil de Seguridad, Gonzalo Muíños, a este rotativo, este emblemático inmueble de la plaza de A Quintana está en el punto de mira de los grupos okupa. "Así nos lo hizo saber la Policía Nacional en una reunión que mantuvimos para abordar diferentes cuestiones relacionadas con la seguridad de la capital gallega y nos confirmaron que los okupas ya lo habían intentado".

Por está razón, "se actuó de inmediato y se reparó rápidamente el cristal roto para evitar tentaciones del colectivo okupa. "A pesar de ser domingo, localizamos enseguida al personal de Tesorería de la Seguridad Social para dar aviso de lo ocurrido".

El inmueble, construido por Domingo de Andrade en el siglo XVII, y reformado en el XX, fue arrendado en diversas ocasiones por su titular, la Tesorería de la Seguridad Social, a varias instituciones, de forma que acogió diferentes usos, desde oficinas públicas a espacios culturales o salas para exposiciones.

En marzo de 2017 la Xunta dejó el alquiler de las oficinas, y a finales del mismo año las salas de exposiciones. En enero de este año el BNG presentó una moción en el pleno del Ayuntamiento compostelano para recuperar este edificio como espacio expositivo y unirlo a otros que gestiona el Concello, como la Zona C, de Bonaval.

El lugar fue objeto de reformas en el siglo XX, en el que se le añadió la balaustrada superior y un piso más. Asimismo, destaca la decoración a base de racimos que enmarcan las puertas inferior y superior del lado derecho, que provocaron que se le conozca por el nombre de Casa da Parra. También cuenta con unas ménsulas labradas en la parte inferior del balcón y una monumental chimenea. El antiguo local de Cantigas y Agarimos, en la Algalia de Arriba, o la sala Yago, en la Rúa do Vilar, son algunos de los edificios del casco histórico que sufrieron sonadas okupaciones en los últimos años.

10 dic 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito