Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 19 mayo 2022
22:03
h
alternativas

El océano Índico, la gran 'mina' de atún para la flota española

El caladero representa el 50% del total de las capturas de esta especie que realizan los atuneros españoles ·· Armadores y pescadores coinciden en que no hay otros mares del mundo adonde dirigir sus buques

    Las aguas del Índico son de vital importancia tanto para los armadores españoles que capturan atún como para la industria conservera, y no sólo por el volumen de pesca anual, sino por las tres valiosas especies de túnidos que se capturan en este océano: patudo, rabil, o yellowfin, y listado.

    De las 249.953 toneladas de que llevan a sus bodegas cada a año los pesqueros españoles en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, el 50% proviene de éste, con un total de 123.885 toneladas. Así lo atestiguan fuentes oficiales del Ministerio de Medio Marino al señalar que el valor estimado de las importaciones de atún que provienen de la flota española que faena en el Índico ascienden a un total de 175 millones de euros.

    Las estadísticas de la pesca anual de especies tropicales de atún no deja duda de la importancia del caladero, ya que mientras en el Índico se capturan más de 120.000 toneladas, en el Pacífico se pescan 45.613 y en el Atlántico 66.558. En el caso del atún blanco que localizado en el Atlántico y el Mediterráneo, el total es de 13.897 toneladas.

    Con la mayor flota atunera de Europa, integrada por un total de 63 buques, el Índico concentra la actividad de 33 barcos, de los que 18 portan la bandera española y el resto enarbolan la de las islas Seychelles. Los buques gallegos, vascos y andaluces faenan en aquel caladero desde el año 1984.

    España captura, a través de la flota atunera congeladora representada por las asociaciones de armadores Opagac y Anabac-Optuc, cerca del 60% en aguas internacionales y el 40 con base en acuerdos alcanzados con terceros países. De las 500.000 toneladas anuales de túnidos capturados por las flotas comunitarias en los distintos océanos, el 60% se corresponde a España y el resto a Francia.

    La trascendencia de la actividad desarrollada por la flota del Índico se desdobla tanto en los más de 2.000 puestos de trabajo que genera el trabajo en los buques como los 12.000 de la industria conservera, especialmente importante en Galicia, ya que el 40% del atún que se transforma proviene de aquel océano.

    Con los números sobre la mesa y con la constancia de que no existen caladeros alternativos para capturar las especies de atún de interés para la industria transformadora, armadores, pescadores y conserveros, coinciden en las enormes dificultades de abandonar el Índico a pesar de la creciente amenaza que representan los piratas somalís que en los últimos años han conseguido con los sucesivos secuestros de los atuneros Playa de Bakio y Alakrana, un botín que supera los cuatro millones de euros.

    Después de un cuarto de siglo en el caladero, los armadores no contemplan la posibilidad de retirarse de las productivas aguas del Índico. La actividad pesquera en la zona proporcionan a las cinco principales empresas españolas, un negocio que en 2008 rondó los 150 millones de euros.

    . delegvigo@elcorreogallego.es

    LAS CLAVES

    Grandes armadoras

    Con saneados balances y cuentas de resultados millonarias, las empresas armadoras de atún optan por el Índico como importante fuente de ingresos.

    Si la armadora del Alakrana, Echebastar Fleet facturó en 2008 un total de 30 millones d euros, obteniendo un beneficio de 5,6 millones, no menos abultados fueron los resultados de la propietaria del pesquero Playa de Bakio, también sometido a la extorsión de los piratas. La armadora Pesquería Vasco Montañesa S.A, también con sede en la localidad vizcaína de Bermeo, contabilizó el año pasado ventas por valor de 35.646.000 euros con un resultado de más de seis millones y una plantilla de 145 trabajadores, según la información del Registro Mercantil.

    La también armadora vizcaína Compañía Internacional de Pesca y Derivados, Inpesca, contabilizó en 2008 ingresos por ventas que ascendieron a 54.348.000 euros, con un beneficio de más de seis millones. Esta empresa cuenta con una platilla de 165 trabajadores..

    La gallega Calvopesca, con un volumen de ventas de 2.167.187 euros contabilizados el año pasado, terminó el ejercicio con un saldo negativo.

    Preocupación en la conserva

    "El océano Índico para la industria conservera de atún es fundamental", insiste en recordar el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas, Anfaco, Juan Manuel Vieites. "Por mucho que se diga no hay caladeros alternativos porque no hay acuerdos internacionales que permitan a las flotas ir a otros países ribereños que permitan faenar. Ya están todos los mares repartidos".

    Vieites está convencido de que e gasto sobreañadido de la seguridad en los pesqueros incidirá en el precio de la materia prima que deberá desembolsar la industria transformadora, sin anticipar un porcentaje por afirmar que todavía es "pronto" para conocer la cifra.

    Vieites explica que el valor de cada marea depende de las capturas de la especie más valiosa, el rabil o yellowfin , ya que éste cuesta el doble del patudo y tres veces más que el listado, las tres especies que se capturan en el Índico.

    Recuerda la trascendencia del atún para Galicia por contar con uno de los tres grandes puertos mundiales, situado en A Pobra do Caramiñal, que está al nivel de Manta, en Ecuador y Bankok en Tailandia .

    En breve

    Inversión millonaria en los buques

    ·· Los atuneros de última generación como el Alakrana, con capacidad para transformar y ultracongelar más de 1.500 toneladas de atún por marea, requieren inversiones millonarias de los armadores que alcanzan los 30 millones de euros. Los pesqueros están dotados con tecnología de última generación y habitáculos mejorados para los cuatro meses de estancia media de los pescadores.

    Trascendente peso económico

    ·· La flota que faena en el océano Índico genera un negocio anual de más de 450 millones de euros. A los cerca de 175 millones del valor estimado de las importaciones del atún hay que sumar los 271 millones que genera la industria conservera por su transformación. En el caso de Galicia más de 12.000 puestos dependen directamente de la conserva, según Anfaco.

    Caída en picado de las capturas

    ·· Los armadores cifran en un 40% la caída de las capturas en el Índico. Explican que esta situación se debe a que la presencia de los piratas les ha obligado a evitar las mejores zonas de pesca. Este dato, unido al coste añadido de la seguridad privada, provocará que las cuentas de resultados de 2009 se vean sensiblemente mermadas con respecto a ejercicios anteriores.

    Fuente de trabajo para los astilleros

    ·· La permanencia de la flota española del atún en sus caladeros tradicionales no sólo es importante para las poblaciones que viven de la pesca y para la industria conservera, ya que también proporcionan carga de trabajo a los astilleros como los vigueses de Hijos de J. Barreras y Freire y al vasco Murueta, por contar con la última tecnología.

    Once buques optan por otros caladeros

    ·· El secuestro del Playa de Bakio significó el abandono del Índico de un total de once atuneros que no estaban dispuestos a seguir desarrollando su trabajo bajo la presión que significa trabajar con la amenaza de un secuestro. El buque vasco, el primero español secuestrado, faena en la actualidad en el Atlántico .

    10 ene 2010 / 22:44
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito