Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
01:53
h

Otro 'palo': solo un milagro podría salvar las fiestas de la Ascensión

Raxoi baraja sustituirlas por una celebración cuando acabe el confinamiento para impulsar también el comercio // Otra opción es reforzar las del Apóstol

La evolución de la pandemia del coronavirus está obligando a una reprogramación total de todo tipo de actividades, y entre ellas las que suponen la aglomeración de personas. Ya está claro que la Semana Santa no podrá contar con actos religiosos ni procesiones, porque coincide con la última prórroga del período de confinamiento, pero ya hay otras actividades posteriores que con toda seguridad habrá que aplazar.

Entre ellas una de las fiestas más tradicionales de Santiago, la Ascensión, tal y como anunció ayer el alcalde, Sánchez Bugallo, en una entrevista concedida a Radio Galicia, en la que adelantó que el Ayuntamiento ya trabaja con varias hipótesis partiendo de que esta celebración que tiene lugar en mayo está "prácticamente descartada" tal y como se está desarrollando la situación. No parece muy probable que para el 20 de mayo haya un cambio radical.

De esta forma, explicó a la Cadena Ser que la intención municipal es trabajar con dos posibilidades, en función de los plazos.

Una de ellas sería, en el caso de que la evolución sanitaria sea positiva, y se levante la cuarentena en un plazo razonable, organizar una gran fiesta de la primavera en la ciudad, una actividad que convocaría también con la intención de que sirviera de revulsivo al comercio, al coincidir con al reapertura de los establecimientos en la ciudad, y que serviría para atraer visitantes.

Al mismo tiempo, también daría un importante impulso para un sector como el de la hostelería, especialmente afectado por la orden de confinamiento, que solo permite que locales de restauración puedan seguir elaborando comidas para entregar a domicilio, pero que han perdido todos los ingresos ordinarios que dejan los clientes.

La otra opción para compensar la anulación de esta semana de fiesta, que tiene una especial incidencia en la ciudad, por ser las celebraciones con un mayor carácter local, explicó en la entrevista, se adoptaría en el caso de que el cierre se prolongue, y consistiría en "reforzar" las celebraciones previstas en la programación para las Fiestas del Apóstol durante el próximo mes de julio. Unas fechas para las que se espera que ya se haya recuperado la normalidad y los ciudadanos puedan volver a concentrarse libremente en espacios públicos.

En este caso se podría incrementar el presupuesto sumando el de las dos fiestas, pero difícilmente representará el mismo impacto económico que supone su celebración por separado, una con mayor proyección local, y otra nacional e internacional.

Con todo, supondría la pérdida no solo de las actividades culturales y recreativas que se celebran en Santiago durante esa semana, sino también de toda una serie de convocatorias con un especial arraigo en la ciudad, desde las pulpeiras de Santa Susana, hasta la famosa feria de ganado y exhibición cabalar que tienen lugar en el recinto municipal de Amio.

De momento, será preciso esperar todavía para encontrar una solución, dado como está centrado el Ayuntamiento en la organización de los servicios para hacer frente a la pandemia, y el aplazamiento de las actividades que la orden impide desarrollar.

Reprogramación de todas las actividades culturales previstas

Nuevo calendario de actuaciones para tratar de salvar el mayor número de ellas

La concejala de Acción Cultural del Ayuntamiento de Santiago, Mercedes Rosón, anunció ayer que su departamento está realizando una reprogramación total del calendario de actividades previstas para estos meses, con el objetivo de recolocar todas aquellas que sea posible aplazar para otra fecha, y celebrarlas una vez que haya concluido el confinamiento forzoso.

Hay algunas, explicó, caso de los conciertos ordinarios de la Banda Municipal de Música, o de la Real Filharmonía, que será imposible recuperar, ya que seguirán desarrollándose periódicamente cuando se recupere la normalidad, pero otras sí es posible aplazarlas un período de tiempo prudencial.

En este sentido, la concejala agradeció la buena disposición que están encontrando "por parte de artistas, produtores e compañías" a la hora de buscar un nuevo encaje.

Así, explicó que estas nuevas fechas ya se están incorporando a la agenda, y se informa de cada una de ellas a través de la web de Compostela Cultura y de la Agenda C, para que los ciudadanos vayan conociendo los cambios que se producen en la programación por causa de la pandemia y la orden de confinamiento.

Entre las actuaciones aplazadas que ya tienen nueva fecha figura Daimon y la jodida lógica, que pasa al 3 de julio; el concierto de Pablo Milanés, que será el 19 de septiembre; el de Lina_Raül Refree, el 6 de septiembre; el espectáculo Juana, que se poderá ver, en principio, el 6 de junio; o la Gran Gala do Circo de Compostela, el 25 de julio.

Para la devolución de entradas se habilitó el correo informacion@compostelacultura.gal, en el que se ofrecen datos sobre el cambio o suspensión de fechas. Las entradas de las actividades que no se pudieron realizar y se compraron en la web ya se han devuelto, y el resto se hará cuando finalice el estado de alarma.

Para resolver las dudas que puedan surgir por parte de los ciudadanos, en la web de Compostela Cultura se habilitó una página con las respuestas a las preguntas más frecuentes y con teléfonos de contacto.

Una web que Mercedes Rosón también aconseja consultar no solo para conocer el calendario, sino también como forma de entretenimiento.

De esta forma, señala, allí también se ha reunido un importante número de ofertas de ocio para que puedan disfrutar de ellas todas las personas que se encuentran recluidas en sus hogares, y que incluye desde lecturas en formato electrónico, hasta juegos, o Rede Musical, con distintos tipos de música.

01 abr 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito