Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 16 agosto 2022
17:53
h

Los padres de Os Tilos compran un váter tras cuatro años de espera

Desde 2008 envían escritos a Educación pidiendo la mejora de las instalaciones del colegio En la escuela unitaria de Moreira la mano de obra 'paterna' hizo posible que los niños tengan arenero

    Santiago. Son muchos los centros escolares públicos de Galicia que necesitan arreglos. Unos porque, tras décadas construidos, las instalaciones se han quedado obsoletas o pequeñas y ya no se adecuan al uso actual. Otros porque el día a día acaba desgastando las infraestructuras, que necesitarían ser repuestas o un mantenimiento más constante.

    Muchos de los centros llevan años demandando soluciones. Algunas ANPAS (Asociacións de Nais e Pais de Alumnos) deciden hacer los cambios o arreglos, pagándolos con fondos propios, a fin de que sus hijos puedan acudir a un colegio que esté en condiciones más adecuadas.

    Uno de estos casos es el CEIP Os Tilos, en el Concello de Teo. El presidente de la ANPA del centro, Jorge Carballido, afirma que acaban de comprar ellos mismos un váter para los niños de Infantil, después de no recibir respuesta de la Consellería de Educación.

    Desde hace casi cuatro años están cursando escritos a la Xunta, solicitando la mejora de un centro construido hace 25 años. Enviaron peticiones a la Xunta en 2008 y 2009. Al no obtener respuesta, durante 2010 cambiaron de estrategia. Llamaron prácticamente todos los lunes hasta que accedieron a visitar el colegio.

    Este mismo año retomaron el envío de misivas, exponiendo las necesidades. Los wáteres son escasos, antiguos y desfasados. Los niños de Infantil -de 3 a 5 años- tienen que esperar turno y cuando, por fin, les toca se encuentran con unos sanitarios que no están adecuados a su tamaño. La ANPA de Os Tilos, cansada de esperar, decidió comprar con su dinero el wáter adaptado a los más pequeños, con un coste de 157 euros el inodoro y 74, los accesorios necesarios. De la instalación se encargaron operarios municipales.

    Carballido explica que el Concello de Teo, debido a la insistencia de los padres, realizó obras en el centro, empleando fondos del Plan E, por más 36.000 euros.

    Algunas de estas obras están dentro de sus competencias -el mantenimiento-, pero otras no. Así, instaló una puerta antipánico en el comedor (600 euros); construyó un arenero para la zona de Infantil (2.450 euros); colocó una marquesina (6.482); cambió tuberías, realizó arquetas y canalizaciones, instaló bandas antideslizantes... y gastó mas de 13.000 euros en la eliminación de barreras arquitectónicas.

    Pero este no es el único centro público en Galicia que tiene este problema. Según la presidenta de la Fanpo (Federación de ANPAS de Centros Públicos de Ponteareas-Pontevedra), Cristina Fernández Davila, en la escuela unitaria de Moreira los padres decidieron ponerse manos a la obra, literalmente, y arreglaron ellos mismos algunas de las deficiencias. Construyeron un arenero, pusieron los bordes de las aceras y acondicionaron el jardín.

    El CEIP Bouza Brey, con capacidad para poco más de 300 alumnos y matrícula actual superior a los 600, tiene previsión de incorporar el curso próximo a más niños de Infantil de las plazas que quedarán vacantes. Para solucionar el problema se, pero que no aportará ningún servicio para los niños, solo aulas.

    Además, en un centro construido hace 40 años, la falta de mantenimiento y reparaciones es importante -tanto por parte del Concello como de la Consellería de Educación, afirma la Fanpo-. Hay aulas hechas en pasillos, solo cuatro aseos para más de 500 niños, necesitan un cambio de la instalación eléctrica, del saneamiento, del tejado, ventanas que no abren, otras que no cierran...

    También en Ponteareas, el CEIP Feliciano Barrera, de Guláns, conformado por dos edificios de piedra construidos hace 52 años, tiene el tejado en tan mal estado que está a punto de caer, se están habilitando las antiguas viviendas de los maestros -en el piso superior- como aulas, pero sufren de humedades muy graves, resbalando el agua por las paredes. Y en la escuela unitaria de Ribadetea, como las ventanas del aula de psicomotricidad no tenían cristales, tuvieron que taparlas... y se quedaron sin luz natural.

    DATOS PRINCIPALES

    36.000

    euros del concello El Concello de Teo, con cargo al Plan E, hizo reparaciones y mantenimiento en el CEIP de Os Tilos que superan los 36.000 euros. Gastó más de dos mil en construir un arenero, una marquesina que casi costó 7.000 y eliminó barreras arquitectónicas, más de 13.000 euros.

    610

    alumnos matriculados El Colegio de Educación Infantil y Primaria Fermín Bouza Brey, de Ponteareas, tiene capacidad y servicios para unos trescientos alumnos, sin embargo, el curso actual están matriculados en él 610 niños. Además, los otros dos centros de Primaria de la localidad también se encuentran al límite de capacidad.

    04 abr 2011 / 04:10
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito