Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
22:15
h

Del papel higiénico al vermú virtual

Colas en los súper para hacer acopio de víveres esta atípica Semana Santa // El cierre del viernes, y en algunas superficies el jueves, dio un respiro a los cajeros // La cocina casera hace subir como la espuma productos como la harina // ‘Quedadas’ de pandillas y vecinos para tomar la cervecita

Las colas de compostelanos ante los supermercados de la capital gallega se convirtieron el pasado miércoles, antes de los festivos, en la foto fija de una ciudad que parece fantasma en la Semana Santa más atípica no ya de los últimos años, sino de la historia. Aunque algunas de estas superficies decidieron no abrir el jueves, como el caso de Gadis o Mercadona, otros sí lo hicieron, como Eroski o Alcampo. Un pequeño parón que supuso el primer y merecido respiro para los cajeros, que han visto cómo las cestas de la compra subían como la espuma para hacer acopio de víveres.

Y es que el estado de alarma ha hecho que salir a pasear al perro o ir a la compra se haya convertido en una vía de escape para huir del confinamiento. Además de por necesidad, los carros del súper se llenaron los primeros días del estado de alarma de papel higiénico, junto con productos de limpieza, latas de conserva y pasta.

Tras la locura de los primeros días, poco a poco en el tícket de la compra comenzaron a figurar también productos frescos, desde carnes a pescados, también congelados, además de otros que han experimentado un bum. Es el caso de la harina, que según los datos del Análisis de consumo en el hogar del Ministerio de Agricultura, ha subido un 196%. Y es que el confinamiento ha suscitado la necesidad de cocinar en el hogar.

Así, a los tutoriales sobre cómo hacer ejercicio en casa se han sumado los dedicados a cocinillas, expertos o nuevos con las sartenes. Además, muchas familias echan mano de la cocina para ocupar el tiempo con los niños. Así, tartas, bizcochos o flanes caseros han hecho que en Santiago, como en los súper de la mayoría de la ciudades, los paquetes de harina sean inexistente en muchas de las estanterías de los supermercados.

Pero no solo el dulce está arrasando. El confinamiento ha hecho agudizar el ingenio y además de las quedadas a las ocho de la tarde para aplaudir el trabajo de los sanitarios de nuestro país, también se hacen para tomar una cervecita a mediodía o por la tarde-noche, además de los vermús virtuales que hacen familias o pandillas de amigos, que con videollamadas quedan al mediodía para tomar un aperitivo y reunirse aunque sea de forma online.

Esto también ha provovado que el consumo de cerveza se haya disparado más de un 77 %, y también de otras bebidas alcohólicas.

Las aceitunas, las patatas fritas o el chocolateson otros de los productos más demandados en estas últimas semanas de cuarentena, algo que no recomiendan los expertos en nutrición, que aconsejan comer alimentos saciantes como por ejemplo los frutos secos, el queso fresco, el yogur o la fruta.

Para los psicólogos, esta tendencia tiene una clara explicación y es que la gente necesita desconectar un rato de la nueva rutina de quedarse en casa, y esos pequeños caprichos hacen que se lleve un poco mejor la cuarentena.

Según reflejan los datos de Acierto.com, solo el7 % de la población alcanza los mínimos de una alimentación saludable:comer cinco piezas de fruta o verdura diarias, desayunar bien y tomar legumbres y pescado al menos dos veces por semana.

Desplome del ejercicio


En época de confinamiento los expertos señalan las bondades del ejercicio físico. Sin embargo, los últimos estudios indican que esta actividad se ha desplomado hasta un 40 por ciento, con los efectos que esto implica sobre el aparato locomotor y muscular, la pérdida de capacidades aeróbicas, el incremento de la sensación de fatiga o la reducción del gasto calórico. Indican que la inactividad continuada, a partir de diez días, está relacionada con la atrofia muscular y la pérdida de fuerza en brazos y piernas. Además, estas consecuencias son especialmente graves en personas mayores, las más vulnerables en esta pandemia. Hay que recordar que los nutricionistas han calculado que, de media, durante el confinamiento se engordará entre tres y cinco kilos.

12 abr 2020 / 21:48
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito