Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
09:05
h

Pasaba por aquí, por Silvia Viqueira

    Domingo 19
    Dios estaba en el fondo del mar
    Las comparaciones son odiosas y más si se trata de comparar a los treinta y dos fallecidos en el naufragio del Costa Concordia y los ochocientos que pueden haber muerto la pasada madrugada en una embarcación de la que ni nombre sabemos. Pero, aún así, han de disculparme por hacerlo y por pensar, en contra de la praxis, que todas las vidas son igual de valiosas. Y aunque yo misma pudiese ser víctima potencial en el primer caso y no en el segundo porque he hecho varios cruceros pero nunca he viajado en una barcaza ilegal. Por cuestión de azar, por haber nacido a este lado del Mediterráneo sin haber hecho mérito alguno. A mayores, mi billete fue barato, si tenemos en cuenta que no tuve que pagarle seis mil euros a una mafia ganando setenta al mes. Muchos huyen de los conflictos de Siria, Eritrea o Somalia y debían ser recibidos como refugiados -aunque con toda probabilidad serían devueltos por unas autoridades que se mesan los cabellos para acabar con estas tragedias persiguiendo, dicen, a los traficantes humanos e intentando blindar fronteras pero pasan del 0,7% y cuestionan el acceso de los inmigrantes a la sanidad- y otros aspiran a una vida mejor, sin que sepa muy bien qué es eso, una vida mejor, pero que les lleva -y por algo será- a arriesgar la vida, incluso para vivir hacinados haciendo de top manta.

    En Honduras -donde pasé un mes con Solidaridad Internacional- vi televisores enviados desde "los Estados" en casas a las que no llegaba la electricidad, oí hablar de coyotes, de trenes de la muerte en la frontera con México y los niños, esos que querían marchar, no sabían ni situar sus preciados EEUU en un mapa de América. Uno de ellos, Miguelito, me preguntó si, al viajar en avión, veía a Dios en el cielo. Le contesté que no, claro. Pero son muchos quienes lo han visto hoy en el fondo del mar.

    Lunes 20
    El paraíso Nórdico
    Intrépidos marineros gallegos quieren que España demande ante el Tribunal de Estrasburgo, y por discriminación, a uno de esos países escandinavos en los que estadísticas e índices internacionales sitúan el paraíso en lo que a sistema de bienestar y derechos humanos se refiere y que no es otro que Noruega. La razón, que han vuelto a esgrimir hoy manifestándose en Santiago, es que el país nórdico les niega una pensión después de haber trabajado en su marina mercante entre finales de los cuarenta y 1994, años en los que pagaron unos 520 millones de euros en impuestos y fueron obligados a sindicarse. ¿Dónde está entonces el quid de la cuestión? Pues en que no tenían domicilio en tierras vikingas, obviando el pequeño detalle de que vivían en alta mar, embarcados bajo su bandera. "Financiamos carreteras, sanidad y educación y no recibimos nada a cambio, ni siquiera las gracias", se queja el noiés Alberto Paz, portavoz de la plataforma que los agrupa, llamada Long Hope en honor de uno de los barcos en los que trabajaron pero que bien puede definir su causa: la de una esperanza de cobrar que se va a largando tras llamar a la puerta de varias administraciones.

    Miércoles 22
    La repera patatera alcanza a Trillo
    La Agencia Tributaria no da tregua y tras detener a Rodrigo Rato, extiende ahora el brazo para señalar a Federico Trillo, también exministro, expresidente del Congreso y actual embajador de España en Londres, por haber cobrado de una constructora 354.000 euros. Parece ser que Hacienda no comparte la teoría de que el entonces diputado asesoró a esta concesionaria de parques eólicos -a través de una empresa denominada Estudio Jurídico Labor y "que no es un chiringuito, sino el despacho de mi vida, el que heredé de mi padre", se defiende Trillo- y tampoco quiere admitir que se los hayan regalado sin más, que no sé por qué no pudiera ser.

    Pero, aunque Mariano Rajoy habrá sumado un disgusto más -tras decir que se ha enterado como nosotros por la prensa, lo que no creeré-, en la piel de quien no me gustaría estar es en la de Santiago Menéndez, director de la Agencia Tributaria. Si fuera él, no saldría a la calle sin guardaespaldas tras elevar a 715 los amnistiados que están siendo investigados por blanqueo de capitales y de presumir públicamente de que, como en Hacienda hay que guardar el secreto y mantiene su independencia, es él quien dispone de todos los datos. Exponerse de esa manera cuando, encima y como apunta Trillo, se están filtrando las investigaciones, sí que me parece a mí que es la repera, la repera patatera.

    Jueves 23
    La campaña tiene estos lapsus

    Me encanta que las librerías tomen las calles, cambiar pañales por cuentos y que me regalen una novela con una rosa. Me encanta el Día del Libro. Y recuerdo como especial un concierto de Joan Manuel Serrat en Santiago en tal fecha como la de hoy hace ya unos años. Lo que me da pie a recomendarle a Pedro Sánchez, ayer por estos lares, que, dado que imagino que no tiene tiempo para leer, escuche un CD del noi del Poble Sec en el que se incluye una canción titulada Retrato y se fije bien en la letra -"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero; mi juventud, veinte años en tierras de Castilla"- porque viene siendo un poema de Antonio Machado y así le será fácil recordar que es andaluz y no de Soria, como escribió al mandarle sus condolencias al instituto en que un menor asesinó a un profesor.

    Cierto que fue mil veces peor el grito de ¡Viva Honduras! de Trillo en El Salvador -lo repiten todas la tardes en la Ser, por si aún queda alguien que no lo ha oído- y es glorioso el último lapsus de María Dolores de Cospedal, que dijo en un reciente mitin: "Hemos trabajado mucho para saquear al país". En internet, donde corre como la pólvora, se alaba principalmente su alarde de sinceridad. También se dice que España va bien porque hay dinero para Rato.

    Viernes 24
    Cuatro siglos no son nada, Galileo
    ¿Quiere ver el vaso medio lleno o medio vacío? Si ha elegido la primera opción, este es su titular: "El interés de los españoles por la ciencia se ha duplicado desde 2004". Si ha escogido la segunda, es este: "Un 25% de los españoles cree que el Sol gira alrededor de la Tierra". Ambos se refieren a la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia presentado ayer por la secretaria de Estado de I+D+i Carmen Vela, que desvela que la ciencia le interesa a un 15% de los españoles (hace diez años no eran ni un 7%), que un 30% cree que dinosaurios y hombres convivieron (en 2006 el porcentaje era de un 50% y el de los que creían que el Sol se mueve alrededor de la Tierra era del 40%) o que un 56% piensa que los antibióticos curan las enfermedades que producen tanto bacterias como virus. Además, el interés científico de los hombres dobla al de las mujeres (un 20 y un 10%, respectivamente). Juzguen ahora como está el vaso. Y, por cierto, ¿saben qué es el fracking? (Un 27% lo rechaza; un 17% lo ve bien; a un 43%, ni le suena).

    26 abr 2015 / 19:39
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito