Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 agosto 2020
02:15
h

Penúltimas pruebas para abrir Zamora-Pedralba en junio

Entró ayer en servicio la variante de Vandellós, tras 25 meses de verificaciones, pero la línea gallega tardará mucho menos

Los trenes laboratorio y auscultador Séneca y BT-02 están realizando desde el pasado fin de semana su labor de verificación de los tramos entre Olmedo, Zamora y Pedralba de la Pradería de la línea de alta velocidad Madrid-Galicia.

Con sus pasadas se pretende analizar el trayecto en servicio desde finales de 2015 entre el enlace del ramal noroeste con el tronco norte de la infraestructura, en la provincia de Valladolid, comarca de Medina del Campo, con la capital zamorana, en el que se pondrá en servicio el sistema de máxima protección y gestión de tráfico ferroviario Ertms, en su nivel dos.

A la vez realizan la misma función en el tramo desde Zamora hasta la comarca de Sanabria, que está en pruebas desde el 30 de enero del pasado año, cuando mediante una dresina especializada se realizó la primera auscultación geométrica del mismo en los 110 km de doble vía que tiene el trayecto.

Pero, a la vez, los trenes laboratorio y auscultador realizan las últimas mediciones de los parámetros de la vía, catenarias y sistemas de comuniciación y señalización, después de los retoques realizados tras las anteriores verificaciones en el mes de diciembre.

Una vez analizados los datos, previsiblemente en el próximo mes de febrero, tal y como se anunció desde el Adif fechas atrás, se realizarán los recorridos de fiabilidad con un tren S730, el habitual de la conexión Madrid-Galicia, sin pasajeros. En ellos, al menos deberán completarse unos 15.000 km, lo que se llevará a cabo en varios días.

Esta actuación, en el caso de la variante de Vandellós a Tarragona, del Corredor Mediterráneo, puesta en servicio ayer, se realizó entre el 4 y 9 de octubre del año pasado. Un dato a tener en cuenta para calcular cuándo circularán los trenes de viajeros por el nuevo corredor zamorano. Todo indica que, de no surgir complicaciones técnicas, ello pueda coincidir con el cambio de horarios del verano, previsto para el domingo 7 de junio.

De ser así, las pruebas del futuro tramo que conectará a Galicia, permitiendo rebajar unos 50 minutos el tiempo del viaje hasta Madrid, habrían durado 16 meses, mucho menos que los 25 que necesitó la homologación de la variante de Vandellós a Tarragona. No obstante, a partir del mes de marzo aún habrá que formar a los maquinistas en el nuevo trayecto.

 

14 ene 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito