Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 16 mayo 2021
01:00
h
{ el día después }

El peor momento

    En el valencia basket las aguas estaban revueltas, y cuando esto sucede el entrenador, si tiene el crédito suficiente, toma decisiones drásticas y después aprieta las clavijas. Esto es lo que ha hecho Perasovic, primero cortar a Dwight Buycks y segundo apretar a tope a sus jugadores para que estos reaccionasen. El primer equipo que sufrió su salida de la crisis fue el Laboral Kutxa el viernes en partido de Euroliga y el domingo le tocó el turno al Rio Natura Monbus.
    Al principio el partido se le puso de cara al Obra con una defensa que tácticamente, le hacía mucho daño a los taronja con los cambios en los bloqueos y que , además, era aceptable en su intensidad. En el otro lado, en el ataque jugaron cómodos ante la blandura defensiva de los Rafa Martínez y compañía, anotaron con facilidad y dominaron el juego y el partido. El marcador llegó a reflejar 11 puntos de ventaja sobrepasados los primeros 8 minutos de juego.
    El entrenador Velimir Perasovic reaccionó y al primer error comenzó a mandar al banquillo a su quinteto titular. Rotar es una cosa y que te manden al banquillo sin contemplaciones es otra. Las caras de los jugadores valencianos reflejaban la tensión del momento, que para el Obradoiro fue, realmente, el peor momento. En sus declaraciones al final del partido, al ser preguntado por si en el primer cuarto se pudo acusar el cansancio de jugar viernes y domingo contestó: “¿Cansancio? Si jugamos Euroliga, no podemos quejarnos”.
    Creo que más o menos algo parecido les debió de decir a sus jugadores al finalizar el primer cuarto, que hizo que la situación del juego cambiase por completo.
    Comenzaron a apretar exhaustivamente las líneas de pase y la mera circulación de balón se convirtió en un calvario para el Rio Natura Monbus en el que, para colmo, sus mejores tiradores fallaron triples muy claros –Alberto Corbacho dos y Adam Waczynski uno–, cuando todavía se dominaba en el marcador. También solucionaron los problemas que le suponían los cambios defensivos que los castigaron, sobre todo Rafa Martínez, tirando con gran acierto, 5 de 6 en triples, y Romain Sato, jugando a lo espíritu santo, es decir, estando en todas partes.
    La Fonteta no es un campo propicio y otra vez será. Lo importante ahora es recuperar el tono de Kleber, que ayer ya pudo jugar 18 minutos, recuperar la puntería, un 20% en triples, 4 de 20, es un porcentaje muy bajo, y ser capaces de asegurar el rebote ante un Fuenlabrada que, ¡ojo!, con el partido 21 puntos abajo fue casi capaz de remontarlos metiéndole al Real Madrid 36 puntos en el último cuarto. Ahí está nuestro partido.

    10 nov 2014 / 21:59
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito