Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 01 diciembre 2020
16:27
h
{RESEÑA MUSICAL}

La pianista Yeol Eum Son, en Vilagarcía: De románticos a impresionistas

    Concierto de presentación de la Sociedad Filarmónica de Vilagarcía en el Auditorio de la ciudad-21 h.- con la pianista coreana Yeol Eum Son, que comenzó su carrera en 2004 invitada por Lorin Maazel antes de colaborar asiduamente con Valey Gergiev, en la orquesta del teatro Mariinsky. Sus recientes trabajos discográficos para la DECCA, incluyen obras de A.Berg, Prokofiev, Stravinsky y Ravel, y que siguen a los realizados sobre los Nocturnos y Estudios de Chopin. Su formación la realizó con Arie Vardi en la Hochschule für Musik Theater und Medien Hannover, ciudad en la que reside actualmente. En calidad de solista, su carrera es dilatada: formaciones como la Kyoto S.O.; Lithuanian National O.; Koln O.; Konzerthauserorchester Berlin o Bergen P.O. Un programa ambicioso que pasará por románticos e impresionistas. Chopin en 4 piezas de sus Estudios. Del Op. 10, la Nº 3 en Mi M., composición célebre que conoció todo tipo de usos ajenos a la propia música. Su cuidado melodismo, ayuda precisamente a tal aceptación. El Nº 4, en do sost. m., con su talante Presto, y que para analistas agudos parece guardar elementos en común con otros de J.S.Bach, dos de los reconocibles en El clave bien temperado, en su primer libro. Del Op. 25, el nº 5, en mi m., seductor por su sección cantable central. El nº 7, resulta el más pausado de todos y que incide en especial en su expresividad.
    Más romanticismo por Liszt en dos páginas de los Konzert Etudes: La leggierezza, en fa m., en sus afinidades con Chopin y brillante por sus figuraciones cromáticas y diatónicas; Un sospiro en Re b M., que se resuelve en una cadencia virtuosística. Charles V.Alkan, siempre enigmático, estará por el nº 12 Le Festin d´ Ésope, perteneciente a los 12 Études en tonos menores Op. 39, piezas de rigurosa exigencia técnica, en este caso con las 24 variaciones de dificultades calculadas. Detalle en este parisino y las piezas para el teclado, es su personal instinto para la parodia y la burla, una buen punto para completar el pianismo romántico.
    Igor Stravinsky, no será menos en su habilidad para los guiños y requiebros. Hablamos de los Trois mouvements de Petrouchska, procedentes de su ballet que a su vez, remitía a n concierto para piano y orquesta. A.Rubinstein tuvo mucho que ver en ello. La Danse rousse, se impone por sus acordes diáfanos y sus saltos excitantes; Chéz Petrouchka, describe puntillosamente al personaje y Le semaine grasse, es un tumulto de gentes en movimiento. C. Debussy, ya en el impresionismo, con Le plus que lente, próxima a las músicas de cafetín que acabaría teniendo una orquestación. De nuevo el sentido de lo paródico acrecentado por las indicaciones en la manera de interpretar la pieza. Queda M.Ravel con La valse, con otra composición a la sombra para el ballet, en concreto de Serge Diaghilev, aunque su versión original fuese para el piano, en atención de Misia Godebska, compañera de J.M. Sert. Excelente punto de despedida por su carácter impulsivo y sin el menor respiro en su desarrollo

    10 jun 2016 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito