Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 diciembre 2021
02:00
h

Pontevedra, una ciudad sin ORA ni zona azul

La ciudad del Lérez dispone de catorce mil plazas de aparcamiento, de las que diez mil son de oferta pública sin coste ·· El resto pertenecen a grandes áreas comerciales o a establecimientos públicos y privados

    De las 12.477 plazas de aparcamiento disponibles en el centro urbano de Pontevedra -no se contemplan, por indefinidas, las periféricas de superficie ni las más de 1.600 privadas de grandes centros comerciales-, en torno a 10.000 son de oferta pública sin coste y otras 2.477 son de pago, explotadas por nueve empresas a través de concesiones realizas por el Ayuntamiento o de carácter privado. Entre las plazas que se ofertan de pago, la tasa más barata es la de Adif Renfe, 29o posibilidades de estacionar el automóvil a un coste inferior que las demás, sobre todo si se utilizan, de manera complementaria, los servicios de la compañía de ferrocarriles.

    La oferta de mayor incidencia social se reparte entre las públicas (las de calle, un bien escaso) y las establecidas en aparcamientos subterráneos de carácter público pero gestionadas por empresas privadas.

    Entre las callejeras, la mayor oferta se concentra en cordones periféricos del centro urbano, especialmente situados en la margen derecha del Lérez, en el entorno del pazo da Cultura y el recito ferial y pabellón de deportes. Se completa esta oferta gratuita con los espacios para aparcamiento salpicados por la faz urbana, considerablemente mermados por las políticas de ensanchamiento de aceras y peatonalización.

    El mapa clave de los aparcamientos subterráneos céntricos, administrados por empresas mediante concesión municipal, tiene sus puntos cardinales, básicamente, en cuatro grandes estacionamientos estratégicamente ubicados cerca de las zonas comerciales y de servicios. La calidad de sus prestaciones varía principalmente en función de su antigüedad, dándose la circunstancia de que, aunque las variaciones de coste son muy pequeñas, incluso se produce una proporción inversa en la relación precio-calidad. El peor, con mucho y a distancia, es el de la Alameda, administrado por Cintra. Angosto, sucio, incómodo, caro. Pero estratégicamente situado. El más antiguo de los subterráneos pontevedreses está en el centro urbano (una de sus bocas, frente a la casa consistorial, en su medianera con el edificio de la Diputación) y a la vez próximo y directamente conectado con los accesos desde la autopista (sur y norte) a ambas márgenes de la ría, autovía de Marín incluida.

    Los otros tres estacionamientos subterráneos metidos en el meollo urbano comparten características similares, son más cómodos y con interiorismo agradable, fruto de su modernidad.

    El Central se ubica en la parte posterior de la Audiencia y entorno de la plaza de Galicia. El situado bajo la plaza de Barcelos es el único que sirve directamente a los flujos provenientes desde la N-541 (carretera de Ourense). Completa el trío el llamado de la zona monumental y perfectamente localizable por estar situado en los sótanos del mercado de abastos. Su tarifa rinde más. También de acceso directo desde el norte de la ciudad (AP-9 y Santiago). Un dato más, los discapacitados disponen de 98 plazas en la ciudad.

    LAS CLAVES

    Una ciudad sin ORA y sin zona azul

    La peatonalización y la ampliación de las aceras acabó con los parquímetros de las zonas de ORA en las calles y plazas del centro urbano pontevedrés, una situación que, posiblemente, sea única en la comunidad, donde sí hay que pagar por aparcar en la calle.

    Poco partidarios de fraccionar el tiempo

    La mayoría de los aparcamientos no son partidarios de fraccionar la tarifa por el tiempo consumido, entre otras razones porque "tendríamos que cobrar el minuto carísimo", subrayan los empresarios. No lo entiende así Santa Clara, que cobra 0,50 céntimos por media hora.

    Unos quinientos inmovilizados

    A lo largo de 2005 los agentes de la Policía Local inmovilizaron un total de 541 vehículos y motos por diversas causas. Sólo 52 no fueron retirados por sus propietarios permaneciendo en el depósito. Las causas: conducir sin carné, alcoholemia, falta de seguro... .

    02 may 2006 / 23:26
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito