Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 10 agosto 2020
01:00
h

El presunto asesino de Ana Enjamio, ante el veredicto del jurado tres años después

De las 28 cuchilladas que le asestó, doce le alcanzaron el corazón y seis se lo atravesaron

    Si no se vuelve a detectar un defecto de convocatoria o procesal como el que el 14 de noviembre aplazó el inicio del juicio, César Adrio, procesado por la muerte de la joven de Boqueixón Ana Enjamio, se enfrentará hoy al jurado popular, que decidirá si es culpable de la muerte de su excompañera sentimental y de trabajo, por lo que debe ser condenado a 27 años de prisión, como demanda el fiscal.

    Sin haber confesado la autoría del crimen, y sin que haya aparecido el arma con la que le habría propinado 28 heridas, un arma blanca de 11 centímetros de longitud y dos de ancho; ni haber sido localizado el móvil de la joven ni la ropa que llevaba el presunto agresor la noche en que Enjamio fue asesinada, arranca el juicio. Lo hará a ocho días de celebrarse el tercer aniversario del asesinato que conmocionó a toda Galicia.

    Acusado de un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, por el que fiscalía pide 25 años de prisión, y otro de acoso, por el que le demandan otros dos años de cárcel, el procesado, lleva en prisión desde el año 2016.

    El Ministerio Público recordará al inicio de la vista oral que César Adrio, casado y con dos hijos de corta edad cuando en 2015 comenzó una relación sentimental con su compañera de trabajo, "no aceptó" la decisión de esta de darla por terminada en julio de 2016. A partir de ahí, Ana Enjamio vivió una pesadilla derivada de que su expareja estaba "completamente obsesionado" con ella, quien, para evitar que la joven retomara su relación con su exnovio, puso en marcha un "plan de hostigamiento". Llegó a instalar una aplicación en el móvil de Enjamio para controlar los contactos telefónicos y para enviarle mensajes ocultando su identidad.

    Atemorizada, la víctima dejó de vivir sola y se fue a compartir vivienda con unas amigas tan solo un mes después de que rompiese la relación.

    Desde agosto de 2016 hasta el 16 de diciembre, fecha en que se celebró la cena de Navidad de la empresa donde trabajaban ambos y en que perdió violentamente la vida Ana Enjamio, el presunto agresor seguía atemorizándole.

    Decidido "a toda costa a retomar la relación", según asegura fiscalía, la madrugada de la celebración el acusado siguió a su víctima hasta el portal de su casa donde le asaltó de forma inesperada. De las 28 heridas, 12 le alcanzaron el corazón y 6 se lo atravesaron.

    09 dic 2019 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito