Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
01:55
h
{OPINIÓN}

Más prisa que reflexión

    ¿Cómo va Cataluña?, no muy bien, parece un barco a la deriva. Sus timoneles no son demasiado hábiles para llevarla a buen puerto. Deudas y más deudas, arcas públicas quebradas, despilfarro y teniendo que solicitar ayuda del Estado para abonar sus gastos corrientes.
    ¿Cómo van a financiar esa hipotética República Catalana, que, según el Sr. Junqueras, casi es un hecho? No se ponen de acuerdo ni siquiera para quién va a liderar el “nuevo Estado”. Sus argumentos son tan simplones e irreflexivos que uno tiene la sensación de que fuman alguna sustancia nociva para la salud, porque “alucinan” de manera inconsciente. Parece que no existen otros problemas, sólo se habla de independizarse; paro, sanidad, deuda, servicios deficientes y un largo etcétera, de eso ni se comenta. Por ejemplo, se le debe a las farmacias varios meses. Son millones de euros, con el correspondiente perjuicio para los farmacéuticos y para los catalanes ¿Cómo es posible que nadie proteste o se rebele?
    Planes, conjeturas, programas de independencia, porque, según estos “iluminados” no van a pagar la gran deuda que tienen, que la pague España, así el “nuevo Estado” comenzará sin deber nada. Es decir todo ganancias, no les va a costar un duro. Nadie dirá nada, ni siquiera nos opondremos, ni opinaremos. Vamos, que más de 40 millones de españoles harán lo que quieran unos pocos catalanes. ¿Cómo estos megalómanos pueden creer que los españoles que han nacido a un kilómetro de cualquiera de las “fronteras” de la Comunidad Catalana, son distintos a ellos? Según los independientes, para las Navidades de 2015 ya no comeremos el turrón juntos (¿?). Y después se quejan de que nadie les haga caso y todos les digan que quedarían aislados.... la política del miedo... según ellos. Están fuera de la realidad, con una idea fija que son incapaces de revocar. Grandes megalómanos han ejercido de líderes a lo largo de la historia, su narcisismo y delirios de grandeza le ha costado la vida a muchos inocentes, Hitler es un ejemplo. En Cataluña se juntan varios...
    El señor Mas desea, como condición “sine qua non”, una lista única entre todos los partidos proclives a la secesión, como condición para que haya unas elecciones a la Generalitat, que dejen constancia clara del deseo de los ciudadanos por la independencia de Cataluña, aunque, al parecer, de momento, sin demasiado éxito. Teme perder “su poder”, el sentirse importante, dominar la situación, su ego y el de sus “colegas” no les permite pensar, tener los pies en la tierra. Demasiada prisa, poca reflexión. Lo extraño es que, viendo la situación y los delirios de grandeza de esos “narcisos”, nadie proteste o sean pocos los que, al menos, públicamente manifiesten su descontento.
    Ironía y pesimismo, así como implacable crítica hacía el gran Quevedo de su tiempo. ¿Qué pensaría o diría ahora el gran escritor...? “No he de callar, por más que con el dedo // ya tocando la boca, ya la frente // silencio avises o amenaces miedo. // ¿No ha de haber un espíritu valiente? // ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? // ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
    Cataluña necesita un cambio de gobierno. Un Gobierno estable, preocupado por los verdaderos problemas de la Comunidad, que intente ponerles solución, no una pandilla de “ególatras” ajenos a las verdaderas necesidades del pueblo, preocupados sólo por la “poltrona”. Demasiado tiempo perdido en un viaje a ninguna parte.

    09 dic 2014 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito