Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 16 septiembre 2020
21:40
h

¿Quitamos los camelios para que salga bien la foto?

La propuesta de eliminar los árboles de la plaza de Fonseca no gusta demasiado a los compostelanos // Sánchez Bugallo, ante las protestas ciudadanas, califica de "altamente improbable" que el proyecto se lleve a cabo

El debate está en el aire. El anuncio de Raxoi del traslado de los camelios de la plaza de Fonseca ha encedido la polémica, puesto que son muchos los que creen que la medida se toma para que los turistas puedan hacer fotos del pazo de Fonseca sin que el edificio quede oculto por los frondosos árboles. Así, el presidente de la Asociación para la Defensa do Patrimonio Galego, Carlos Hernique Ferández Goto, mostraba ayer su asombro en Onda Cero después de conocer la propuesta municipal. "Nós fomos os primeiros sorprendidos, porque non dabamos crédito ó tema". Fernández Coto insistió en que "a fachada de Fonseca pódese ir descubrindo a medida que camiñamos" y se pregunta si la fachada tiene que estar visible para facer fotos.

Desde la asociación creen que "a cidade está para vivir os composteláns, e os turistas se teñen que conformar con esa visión", al tiempo que opina que la Praza de Fonseca "é o único sitio fresco no verán" en el casco histórico.

Asimismo, Carlos Henrique Fernández considera que "os camelios son parte do patrimonio da zona" y "para que unha árbore se retire ten que haber unha xustificación moi potente, e neste caso non a hai".

La polémica también llegó a las redes sociales, donde la gran mayoría de los ciudadanos se mostraron partidarios de mantener los árboles donde están actualmente. Sobre el tema se pronunciaron diferentes representantes políticos de la capital gallega, entre ellos la concejala Mercedes Rosón, que explicó en la misma cadena de radio que la intención del Concello de Santiago es realizar un actuación urgente de ordenación del arbolado, despejando los parterres de la zona central de la plaza de Fonseca. También precisó que "eliminar non é cortar, se fala de trasladar algún dos camelios para proporcionar unha perspectiva que non existe neste momento sobre unha das fachadas máis importantes dun dos edificios máis importantes da nosa cidade como é o Pazo de Fonseca".

Mercedes Rosón considera que actualmente "esa perspectiva non existe, hay unha cortina vexetal que se pode matizar" y añade que "non se ten que sacar senón que se poden reducir os volúmenes para ter unha percepción dun edificio tan singular e importante como é Fonseca".

Por su parte, también se pronunció sobre este tema Sindo Guinarte, edil de Relaciones Institucionales, quien explicó que "é unha proposta técnica que contemplaba esa posibilidade e non é unha proposta pechada". Guinarte recuerda que "os camelios non estiveron sempre na Praza de Fonseca ó igual que houbo árbores na Praza do Obradoiro". De hecho, también A Quintana tuvo árboles en su día.

El portavoz municipal del PP, Sánchez Brunete, consideró que el proyecto municipal para este lugar "non nos parece nin urxente nin necesaria" y cree que "hai que ser moi prudentes e explicarlle moi ben aos composteláns este proxecto". Brunete señala que "por ejemplo en la Plaza de la Quintana hay autorizados puestos ambulantes mientras el Concello se ensaña con los camelios".

Por último, la portavoz del grupo municipal del BNG, Goretti Sanmartín, reconoció que esta idea "causou unha alarma importante na cidade" y aunque "seguramente a intención do goberno non era cortar os camelios, o trasplante das árbores non está garantido de que saia ben". Sanmartín cree que "é unha riqueza da praza que se poidan manter os camelios" y añade que el documento de actuaciones urgentes para el Xacobeo 21 que propone el gobierno local "ten un enfoque raro que sí mira ó turista pero non a veciñanza de Santiago". Debido a la gran polémica creada, el alcalde señaló ayer en la Cope que ve "altamente improbable" que el proyecto se lleve a cabo.

santiago@elcorreogallego.es

29 ene 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito