Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
02:09
h

Y Raphael sigue siendo aquel...

A Quintana vivió una de las noches más mágicas de los últimos tiempos. Raphael demostró ante una plaza entregada que su voz y su poder de convocatoria no han perdido un ápice después de más de medio siglo de trayectoria musical. Sin duda, uno de los conciertos del año

Llegó, llenó y convenció. A Quintana vibró en una velada en la que Raphael fue desgranando poco a poco las canciones de su nueva aventura discográfica Mi gran noche, título de una de sus canciones más emblemáticas que lleva en su última gira por México, Estados Unidos y España. La plaza ofrecía un aspecto similar a sus mejores noches. Nadie quiso perdérselo, desde los más jóvenes a los que vivieron sus primeros amoríos al calor de las canciones del maestro.

El cantante de Linares, cuyo concierto estaba previsto en un principio para el 30 de julio, llegaba ayer a Santiago prácticamente con el tiempo justo para subir al escenario y cumplir su compromiso con los compostelanos haciendo lo que mejor sabe: cantar. Lo hizo con una exquisita puntualidad, como en él es habitual y se reencontró con el mágico foro de A Quintana en el que un público expectante ya estaba entregado de antemano.

Como siempre, de negro. La noche, que por momentos llegó a amenazar lluvia, ya había caído sobre A Quintana y Raphael utilizó su habitual indumentaria negra para empezar a lo grande. Demostró que el Raphael del siglo XXI sigue estando a la altura. Y la plaza al completo pudo comprobarlo.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

 

 

 

 

 

05 sep 2013 / 00:22
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito