Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
02:35
h
{ políticas de babel }

La ‘rauxa’ frente al ‘seny’ en Cataluña

    TENGO familia y amigos en Cataluña, y compañeros en sus universidades con los que colaboro desde hace años. Por eso me preocupa la deriva políticamente forzada que está tomando esa comunidad que tanto admiro. Tanto los catalanes, como aquellos otros que han decidido asentar sus familias y negocios en la región, han dado siempre muestra de gran cordura, buen juicio y mayor prudencia, y de un sentido práctico, cabal y eficiente de la vida que define ese sentido común que ellos denominan seny. Sin embargo, últimamente estamos viendo cómo un caótico laberinto político en el que se han metido líderes de derecha e izquierda como Artur Mas y Oriol Junqueras, o Duran i Lleida y Pere Navarro (por acción, omisión o cómplice indefinición) está provocando que una amplia minoría parezca, al igual que sus dirigentes, haber perdido el famoso seny en favor de una rauxa que no es más que un imprudente e irracional ataque de entusiasmo que, mal llevado, puede desembocar en una rabiosa locura.

    Es un hecho constatable sociológicamente que en cualquier sociedad, por más democrática, madura y sensata que sea, siempre habrá un 30% de individuos dispuestos a lanzarse al caos, la rebeldía, la irracionalidad, la ruptura y la contra norma menos juiciosa. Saquen un megáfono a la calle, pónganse a despotricar contra cualquier cosa, persona o institución, y verán cómo de cada 100 espectadores siempre habrá 30 dispuestos a apoyar con furor lo que usted manifiesta y a arremeter con furia contra aquello que usted denuncia; el tema o asunto es lo de menos. Así somos. Pero es que, si además nos aprovechamos de una crisis que hiere y debilita a familias enteras, usamos argucias para tocar la fibra sensible buscando falsos enemigos en el exterior, y somos capaces de disimular nuestra fracasada gestión política, pues ya tenemos todos los ingredientes para convocar una Vía Catalana con visos de éxito, aunque para ello cometamos el error inicial de olvidarnos de Lleida, la planifiquemos sobre la Vía Augusta imperial romana, o utilicemos a cándidos e inocentes niños, e incluso vacas y demás reses, para completarla.

    No me sorprende que las siempre activas universidades catalanas, incluso la Autónoma de Barcelona que tanto ambiciona el líder de Esquerra Republicana, no se hayan sumado al despropósito, ni que le reprochen a los autoproclamados salvadores del país catalán su engañosas presiones para que ese "derecho a decidir" sea "derecho a decidir Sí", ni incluso que desechen un proyecto secesionista que no dispone de un solo panfleto que explique "y después de la separación, ¿qué?". ¿Quién asegurará esa educación y esa sanidad doblemente recortadas por el Gobierno catalán? ¿Cuál será la política social? ¿Qué forma de Gobierno o qué tipo de Estado tendremos? ¿Quién asegurará la estabilidad? Los líderes mesiánicos ni saben ni contestan.

    www.josemanuelestevezsaa.com

    30 sep 2013 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito