Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 10 agosto 2020
02:15
h

Reclaman que se movilicen los 25.000 millones de superávit de los municipios

Investigadores del Grupo GEN de la UVigo señalan que los concellos gallegos cuentan con 888 de fondos líquidos

Ante la crisis profunda e inesperada provocada por la pandemia del coronavirus, "la necesidad de liquidez es vital". Así lo sostienen los investigadores del Grupo GEN de la Universidade de Vigo, Santiago Lago y Alberto Vaquero, que remarcan que hace falta dinero para mantener la demanda, para garantizar que las empresas cuenten con la tesorería necesaria para afrontar los pagos que deben hacer, e incluso en una situación de ERTE.

Lago y Vaquero recogen la propuesta del economista de la Universidad de Sevilla Diego Martínez de mirar hacia el elevado importe de los saldos a favor que mantienen municipios y diputaciones en los bancos, consecuencia de los sucesivos superávits que registraron estos años.

Según sus datos en España ese superávit supera los 25.000 millones de euros, que no están generando rentabilidad dada la situación de los tipos de interés; de hecho, en muchos casos, los costes de mantenimiento y custodia implican una rentabilidad negativa para las corporaciones locales.

A juicio de estos profesores, con esta iniciativa todos ganarían. A cambio de una remuneración baja pero positiva los municipios obtendrían un rendimiento y el Tesoro una fuente de financiación más barata que la opción de emitir deuda.

Al margen de esa manera de utilizar el superávit local, el Grupo GEN considera que otra parte de ese dinero también n considera que ese dinero podría usarse para aplazar hasta final de año, sin recargo, el pago de los principales impuestos municipales.

El grupo recuerda que el Observatorio Municipal de Galicia por parte de Red Localis recoge que la mayoría de los concellos gallegos gozan de excelente salud financiera y podrían permitirse pagar sus nóminas y facturas con cargo a sus saldos en cuenta.

Añaden que la liquidación de presupuestos para Galicia de 2018 muestra que los ayuntamientos gallegos cuentan con 888 millones de euros en concepto de fondos líquidos dentro del remanente de tesorería. "Se trataría simplemente de diferir el pago de aquellos impuestos locales que lo permiten; estos es, se aplicaría a los impuestos de naturaleza periódica: IBI, IAE e IVTM, dejando fuera los que son de naturaleza accidental como plusvalía municipal e ICIO".

Desde el punto de vista de la legislación tributaria señalan que no habría problema. Bastaría con modificar el calendario.

27 mar 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito