Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
02:00
h

Retrato en gris de la sanidad pública

    DERRIBADO POR LA PANDEMIA del coronavirus, uno de los mitos que se nos cae es el de la excelencia de la sanidad pública española. No ponemos en duda que tenemos los mejores sanitarios de Europa -obligados a ser héroes a la fuerza, cuando bastante tienen con ser los excelentes profesionales que son, pero dotados de los medios que desde hace años se les niegan-, pero no tenemos el mejor sistema, por muy estupendos que nos pongamos. Los datos de la OCDE se compadecen mal con el último informe de Bloomberg -mide esperanza de vida, gasto en salud per cápita o peso relativo del gasto sanitario en el PIB-, que coloca al sistema sanitario de España como el más eficiente de Europa y el tercero mundial, solo por detrás de Hong Kong y Singapur. Frente a este escenario poco menos que idílico, la radiografía de la OCDE -institución en absoluto sospechosa de defender intereses cuestionables- desvela que España es desde hace tiempo el país de la eurozona que menos gasta en sanidad; en concreto, dos puntos y medio menos que Alemania y casi dos puntos por debajo de Francia. La distancia se ha ido agrandando y somos ya el cuarto estado que más ha recortado su gasto sanitario desde 2009: antes de la crisis representaba casi el 7 % del PIB y ahora se mueve en el 6 %, lo que traducido a dinero contante y sonante son 7.600 millones de tijeretazo. Más cifras que justifican por qué tenemos que estar preocupados: viajamos en el furgón de cola de la zona euro en gasto en sanidad, con 3.300 euros por habitante y año, frente a los 4.900 de Francia y a los casi 6.000 de Alemania; tenemos 30,1 sanitarios por cada mil habitantes, mientras que Italia tiene 32, Francia y Reino Unido, 60, y Alemania, 71; y aunque tenemos un aceptable número de médicos, por encima de Francia, soportamos una carencia brutal de enfermeros, con 5,7 por cada mil habitantes, cuando Francia tiene 11 y Alemania, 13. Completa el retrato en gris la comparativa de camas en las ucis: Alemania tiene un 222 % más; Italia, un 33 % más; Francia, un 22 % más; y solo Reino Unido, entre las grandes potencias europeas, está peor en ese parámetro. En estos datos incontestables está la explicación a las penurias de nuestra sanidad pública en la guerra contra el covid-19. También en ellos deberían encontrar nuestros gobernantes, en la Administración central y en las autonómicas, el camino a seguir. De ninguna de las maneras puede volver a ser el de los recortes.

    26 mar 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito