Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 15 mayo 2021
02:00
h
{ al habla }

La ruptura del principio de imagen fiel en el Banco Popular

    EL Banco Popular en sus cuentas anuales de 2012, con pérdidas antes de impuestos de 3.500 millones de euros, manifestaba haber cubierto íntegramente los requerimientos de coberturas por deterioro de créditos y activos adjudicados. En mayo de 2016, en la nota presentada a la CNMV por la ampliación de capital, cifraba en un máximo de 2.000 millones las pérdidas esperadas, que finalmente lo fueron por 4.888 antes de impuestos dado el aumento en las provisiones por deterioros. No fue suficiente, se prevé que cierre el tercer trimestre de 2017 con pérdidas de otros 12.000 millones para contabilizar adecuadamente las coberturas.
    A la vista de las cifras, parece que el banco ha incumplido sistemáticamente lo indicado por el Real Decreto 1514/2017, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad, cuando exige que las cuentas anuales deben mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. Se deduce que Banco Popular arrastraba un incumplimiento sistemático en la clasificación de riesgos y en la cobertura de activos adjudicados en pago de deuda, de modo que desde antes de 2012 ocultaba, al menos parcialmente, la situación irregular en su inversión crediticia y la sobrevaloración de activos adjudicados, lo que implica un serio incumplimiento del principio de imagen fiel.
    También se corrobora analizando el comportamiento del sector, una vez entrada en vigor la circular 4/2016 del Banco de España, lo que afecta por igual a todas las entidades de depósito, ya que existe un comportamiento divergente del Popular respecto al sector en tres conceptos fundamentales. Los activos dudosos del Popular crecen un 7%, mientras que en el sector disminuyen un 13%. Las provisiones específicas para la cobertura de la inversión crediticia en el sector disminuyen en un 15%, mientras que en el Popular crecen en nada menos que un 26%. Por último mientras que en el sector el coste de los deterioros de los activos adjudicados en pago de deuda han aumentado el 16% en el último año, en el caso del Popular lo hicieron en un 294%.
    En definitiva, los accionistas que acudieron a la ampliación de capital de 2016 no pudieron contar con una información fiel de la situación financiera del banco, por lo que los consumidores no satisfechos con la oferta de canje por bonos perpetuos, creo que tienen garantías de éxito en sus reclamaciones. Como dijo Nietzsche “no me molesta que me hayas mentido, lo que me molesta es que ahora no puedo confiar en ti”.
    Economista

    14 ago 2017 / 20:22
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito