Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 29 mayo 2020
13:26
h

¿Sabía que la ceniza de Cuaresma es de los olivos de Ramos?

Ayuno, penitencia y limosna son los fundamentos del tiempo litúrgico que inició ayer la Iglesia // Dura cuarenta días y sirve como preparación para la Semana Santa

La Iglesia inició ayer el tiempo litúrgico de la Cuaresma con la celebración del Miércoles de Ceniza. Se trata de un tiempo de preparación, que se extiende durante cuarenta días, para la Semana Santa, en la que se revivirá una vez más la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, la principal fiesta de los cristianos. En todas las iglesias del mundo tuvo lugar ayer la tradicional imposición de la ceniza sobre la cabeza de los creyentes. Fueron signados con este polvo vegetal bendecido desde el papa Francisco hasta el arzobispo de Santiago, monseñor Barrio, pasando por todos los fieles, niños y adultos, consagrados y laicos que así lo desearon.

El ritual de la ceniza se remonta al siglo XI. Este polvo es el resultado de la quema de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso. Cuando el sacerdote las impone sobre la cabeza de los fieles puede utilizar dos fórmulas: "Recuerda que eres polvo y al polvo volverás", o bien "convertíos y creed en el Evangelio". En este sentido, la Congregación para el Culto Divino indica que "el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal".

Además, solo está permitida una comida fuerte al día. El ayuno es una norma que hay que respetar tanto el Miércoles de Ceniza como el Viernes Santo y que está relacionada con la oración y la limosna. Solo es obligatorio para los católicos mayores de 18 años hasta los 59. También pueden librarse de esta tradición las personas enfermas, las embarazadas o las madres en etapa de lactancia.

Durante el Miércoles de Ceniza, todos los viernes de la Cuaresma y el Viernes Santo tampoco se puede comer carne (blanca, roja y sus derivados). En este punto no hay excepciones y están obligados todos los católicos mayores de 14 años. Con estas dos prácticas, el católico refuerza su fe, demostrando que está arrepentido de sus pecados.

Monseñor Julián Barrio presidió ayer la ceremonia del Miércoles de Ceniza en la Iglesia de San Fiz de Solovio. En su homilía, el prelado invitó que a los diocesanos a "entrar en nosotros mismos y ver donde nos encontramos". Tras recordar que "el carnaval es tiempo de caretas, disfraces, ficción" y que "ahora toca quitar los maquillajes", el arzobispo señaló que "no podemos vivir en paz con el prójimo si no se vive en paz con Dios" y que "los medios para nuestra conversión son oración, limosna y ayuno". "De manera especial en la Cuaresma la Iglesia nos llama a dar limosna que es una forma de compartir con caridad los bienes con los necesitados y que nos hace más humanos", recordó.

27 feb 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito