Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 02 diciembre 2022
02:54
h
El CHUS, meta de un largo peregrinar

Salva la cara tras cinco años de calvario y dieciséis operaciones

Un cáncer dejó a Ana González sin un ojo y sin parte de su rostro ·· Tras un lustro y dieciséis operaciones encontró en el doctor Máiz "a mi ángel de la guarda" ·· El experto logró una reconstrucción total con éxito

El calvario de Ana Cristina González Sobrino, de 32 años, comenzó hace un lustro, cuando en Venezuela, donde residía, le diagnosticaron un cáncer en las glándulas salivares. La gravedad de su enfermedad, al estar muy extendido el tumor, provocó que le diesen seis meses de vida. Hoy, un lustro después, se recupera en el hospital Provincial de Conxo y espera que pronto le den el alta. El peregrinaje por distintos hospitales finalizó para esta joven cuando llegó a Compostela y se puso en manos del doctor Jacobo Máiz Bescansa, jefe del servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS).

Cuando acababa de cumplir 28 años, la vida de Ana Cristina dio un giro de 180 grados. Tenía un tumor maligno y sólo le daban medio año de vida. Casada y con una hija de tres años, no quiso rendirse y buscó una salida a su situación confiando en que en España, ya que ella tiene esta nacionalidad, encontraría un hospital donde curarla.

Con familia en A Guarda (Pontevedra), su primera parada fue en el hospital del Meixoeiro en Vigo donde la operaron con éxito del tumor, pero las sesiones de radioterapia hicieron estragos en su fisonomía. "Todo se complicó, afectando a las células y los tejidos. Tuvieron que extirparme el ojo izquierdo y la mitad del paladar. Perdí prácticamente la mitad de la cara", recuerda emocionada.

"No conseguían reconstruirme la parte facial que me faltaba, desde el ojo hasta más abajo del pómulo, además de la falta de parte del paladar", explica. Al no conseguir una mejoría, fue trasladada al hospital Ramón y Cajal de Madrid, "donde me pusieron una prótesis en el paladar, que mejoró mi calidad de vida, ya que no podía comer ni hablar".

Sin embargo, los esfuerzos por reconstruir la parte del rostro inexistente resultó inútil. Así, fue cuando finalmente, y tras 11 operaciones, la trasladaron al hospital Provincial de Conxo, donde se puso en manos del doctor Jacobo Máiz Bescansa.

Ahora, tras más de un año, Ana espera que "muy pronto" le den el alta hospitalaria. "Los implantes que me colocó el doctor Máiz, que es mi ángel de la guarda, no tuvieron rechazo y, tras cinco operaciones, veo por primera vez que mi cara recupera un aspecto que puedo mostrar. No seré Claudia Schiffer, pero podré salir a la calle con normalidad", bromea Ana Cristina.

 

AGRADECIMIENTO

"Quiero dar esperanzas a otros como yo"

Ana Cristina no se cansa de agradecer el "excelente" trabajo realizado por Máiz Bescansa, aunque tampoco quiere olvidarse de la profesionalidad y amabilidad mostrada por todo el personal del servicio que dirige el cirujano compostelano, desde las enfermeras hasta las auxiliares.

"He pasado un auténtico calvario, no tenía esperanzas y ni siquiera veía un futuro. Ahora tengo una vida ante mí gracias al equipo de Máiz", asegura esta joven.

Pero en su peregrinaje de hospital en hospital durante cerca de cinco años Ana no ha estado sola. "Mi marido Franklin dejó su trabajo como profesor en la universidad en Venezuela para estar conmigo en España, siempre al pie de la cama del hospital. Mi madre Sinda y mi hija Ana han sido también un gran apoyo y me han dado fuerzas cuando flaqueaban".

Ahora quiere dar a conocer su experiencia "para dar esperanzas a otras personas que sufren como yo" .

OTRAS METAS

El CHUS, único en cirugía del Párkinson

La conselleira de Sanidade subrayó ayer el esfuerzo de dos ciclistas murcianos que hicieron el Camino para dar a conocer la enfermedad de Párkinson. Rubio recordó que el hospital Clínico es el único de Galicia que realiza cirugía de esta enfermedad.

Reducción de un 70% de los síntomas

Con la cirugía los síntomas del Párkinson, como temblores o rigidez, se reducen en un setenta por ciento. La unidad del CHUS lleva realizadas 140 cirugías de este tipo, y ahora están investigando el implante de electrodos para mejorar la técnica .

EL DATO

Primar la salud

Una de las máximas del doctor Máiz es que hay que primar la salud por encima de la estética. Por sus manos pasan pacientes quemados, con cáncer o víctimas de accidentes .

13 jul 2007 / 00:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito