Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
21:47
h

El secado del río Avia llega a la Cámara europea

La Comisión de Peticiones investiga una denuncia de ecologistas gallegos

    Entre agosto y octubre del año pasado el Río Avia estuvo prácticamente seco. La compañía Gas Natural-Unión Fenosa cerró las compuertas de la presa de Albarellos, situada entre los ayuntamientos de Ribadavia y Leiro, para poder sustituir una turbina. Casi una año después, La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo investigará los hechos. El órgano de la Eurocámara ha admitido a trámite una denuncia presentada por el grupo ecologista Coto do Frade intregrado en la Federación Ecoloxista Galega.

    En un informe-denuncia de más de 8o páginas, Coto do Frade documenta las agresiones al afluente del Miño. Según los ecologistas, el secado del río provocó la propagación del hongo photophtora alni, una plaga que afecta a los alisos que crecen en las riberas. "Muchos árboles acabaron secos más por la falta de agua que por la enfermedad", subraya Vicente Fernández, uno de los portavoces de la asociación. La situación, asegura, empeoró cuando de golpe se abrieron las compuertas y en tres semanas se vació el agua acumulada. "Hubo numerosos árboles caídos, tierras que cedieron", advierte Rodríguez, quien considera también responsables a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (dependiente del Gobierno central) y a la Xunta de la "crisis ambiental sin precedentes" que atraviesa el río. "Las administraciones han consentido trabajos de poda que han ayudado aún más a expander el hongo", explica el portavoz de Coto de Frade.

    Pero los problemas del Avia no son nuevos. El embalse ha amenazado la salud del río desde su construcción. El tramo de cinco kilómetros que separa la presa de las turbinas está desde entonces permanentemente seco. La situación es similar a la que se vive en el Eume, en el que la fiscalía de Medio Ambiente ha decidido actuar llevando a Endesa a los tribunales. "Fue un río con truchas y salmones y ya la ley de Pesca del año 42 obligaba a tomar medidas para que los peces pudiesen transitar libremente", denuncia Vicente Fernández. Pero las medidas nunca se tomaron, lo que según Coto do Frade hace que el embalse sea ilegal.

    Para la asociación ecologista, la decisión de la Comisión de Peticiones de escuchar su denuncia supone el primer paso "para la recuperación" del río. Coto de Frade considera "imprescindible la aplicación de sanciones a las administraciones", la retirada de la concesión a la empresa y la demolición del embalse. Este, asegura, es el único mecanismo para la consecución del buen estado ecológico de las aguas. Su lucha en Europa, aún acaba de empezar. La decisión del órgano del Parlamento no será vinculante pero sí sería escuchada por la Comisión Europea.

    06 jul 2010 / 23:06
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito