Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 agosto 2020
15:08
h

El sector forestal se arriesga a quedarse sin mercados si no certifica su madera

Monte Industria avisa: un 'green dumping' internacional veta la materia prima autóctona sin marcado PEFC o FSC//Mientras, viene de Brasil, China o Rusia

"Si se mantiene la tendencia actual, la supervivencia del sector forestal gallego está amenazada, desde los propietarios a las empresas de primera transformación". La causa, detalla la Asociación Galega Monte Industria, está en el veto en los mejores mercados del mundo a la madera no certificada y aquí una potencia forestal como Galicia tiene un serio problema: en 2009 se cortaron 6.950.000 metros cúbicos de materia prima y solo 100.000 toneladas estaban avaladas por el Programa para el Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal (por sus siglas en inglés, PEFC) y ni una sola con el distintivo del Forest Stewardship Council (FSC). Seguir por este camino es "suicida".

En unos días donde la actualidad forestal se centra en el dramático y mortal impacto de los incendios, el porvenir de los montes, si no hay cambios, pinta tan oscuro como el del sector lácteo, otra víctima de las importaciones masivas.

El director de Monte Industria, Juan Picos, explica que existe un "green dumping de multinacionales aparentemente defensoras del medio ambiente que presionan a empresas y administraciones de Galicia para que adquieran madera certificada, que necesariamente se importa de otros países". A los puertos gallegos llegan "cantidades que empiezan a ser relevantes" de materia prima de Brasil, China o Rusia. Pero es "el riesgo de que esta tendencia se acentúe lo que nos hace dar la señal de alarma", dice Picos.

"Lo más doloroso", destaca, "es que el producto viene de países donde los requisitos que aceptan esas mismas multinacionales son mucho menores que los que se exigen a los productores gallegos". Y que la industria autóctona podría asumir unas cuatro millones de toneladas de madera certificada del país.

Aquí se imponen "normas inadecuadas pensadas para una realidad forestal española que poco tienen que ver con Galicia".

Llega madera certificada china, país donde la sindicación laboral brilla por su ausencia y la vigilancia ambiental es baja. Las plantaciones brasileñas incumplen las reglas exigidas en España, y en Canadá, en una sola auditoría, se certifican más de 5 millones de hectáreas de bosques. "Casi dos veces la superficie de toda Galicia", señala Picos.

MAYOR COSTE. El hándicap gallego es "la estructura de la propiedad y la inadecuación de las normas de PEFC y FSC", señala el líder de Monte Industria. "El coste de certificación por hectárea es de 100 a 200 veces superior a la media de Europa. Esto saca del mercado de madera certificada al pequeño productor y a las comunidades de montes", detalla este experto.

Desde el sector "trabajamos para reducir ese gasto", en lucha contra los promotores de la importación certificada. A la Administración le recuerda que "el problema no se arregla con una orden de subvención para certificar unas hectáreas". Picos le receta "un planteamiento más político", donde Xunta y Parlamento "se posicionen para ayudar a que los requisitos solicitados a los productores sean justos, mejorar el acceso de silvicultores y comunidades de montes a la certificación, reducir sus costes a un nivel asumible y para adecuar la legislación, que actualmente raya el despropósito".

CINCO AÑOS, 1.400 millones

•••Los ingresos recibidos en zonas rurales por venta y aprovechamiento de los más de 35 millones de m³ cortados en Galicia entre 2005 y 2009 fueron de unos 1.400 millones de euros, dice Juan Picos. Toda la financiación pública (autonómica, estatal y europea) del Plan Gallego de Desarrollo Rural para siete años del 2007-2013 se cifra en 1.488 millones.

 

•••Sin el aval de FSC o PEFC, esta cifra peligra. El estado de la certificación en Galicia en montes de gestión pública alcanza el 35%, pero en los de gestión privada no industrial no alcanza el 1%, ambos con PEFC; por último, en los que llevan desde el sector terciario (Ence, por ejemplo) alcanza el 98% mediante PEFC y un 25% además cuenta con FSC.

 

Director de la Asociación Galega Monte Industria

Juan Picos

 "Depender de producto foráneo deslocaliza"

¿Por qué es tan peligroso no certificar?

En la UE, por la presión de países que ya tienen buena parte de su superficie certificada, se está hablando de certificación forestal "obligatoria" o legislando sobre sistemas de due diligence que en pocos años nos sacarán del mercado.

¿Cómo afectará a las industrias del sector?

Si en los próximos años no pueden comprar esa madera por no estar certificada, podrían cerrar por no ser competitiva. El dinero que se dejaría de percibir en el rural gallego sería de una magnitud demoledora.

¿Y la importación?

Para vender sus productos tendrían que importar, sí. Y depender en gran medida de madera importada es el primer paso para cerrar o deslocalizarse.

15 ago 2010 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito