Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 26 enero 2022
08:18
h
crónicas bárbaras

Telón de grelos y pasión identitaria

    Alguien descubrió que Galicia está separada del resto de España por un telón de grelos, remedo comestible del telón de acero que protegía a la URSS del inmoral capitalismo, y del de bambú, que enrejaba a los chinos. Esa Galicia nutricia y amable contiene cada vez más sobrantes que atragantan al comensal. Es la pasión identitaria impuesta por nacionalistas radicales y postsocialistas zapateriles, decididos a erradicar la libertad de conciencia y la identidad individual. Lógico: muchas gentes ociosas, de subvenciones o salario asegurado hasta su muerte, que esquivan el trabajo exigente del que deben subsistir la mayoría de los ciudadanos.

    Producen culto tribal a un vehículo: el idioma y la patria. Como si metieran en el salón su 600 para que lo adore toda la familia. Quieren mantener el paisaje medieval, cambiar los nombres de vivos y muertos y estabular a los ciudadanos separando los patriotas, que sólo hablan gallego, del enemigo, todos los demás. Cansados, los niños obligados a expresarse en tan hermoso idioma lo rehúyen, y entre ellos hablan castellano. Entonces, los guardianes de las esencias crean centros reeducativos, lavadoras cerebrales, las galescolas patrióticas. Bajo el franquismo el gallego no tenía presencia pública, pero vivía entre la gente. Ahora es obsesivamente obligatorio, y están matándolo. Si quiso erradicarlo, Franco lo hizo peor que esta gente. Patriotismo: en su nombre están comiéndose el telón de grelos e indigestando a todo el mundo.

    17 ene 2007 / 01:59
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito