Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 21 abril 2021
01:20
h
tesoros desconocidos

Tierra Santa en Compostela

El museo del convento de San Francisco atesora la que es, sin duda, la mejor colección histórica sobre los Santos Lugares·· La prolongada presencia de la orden en la zona le ha permitido reunir piezas singulares que despiertan el asombro de los expertos

El museo mejor dotado sobre Tierra Santa no se encuentra en Jerusalén ni en ninguna de las capitales europeas. Está en el casco histórico compostelano. La vinculación de la Orden Franciscana con el Santo Sepulcro y la presencia de destacados religiosos gallegos en los santos lugares ha permitido que el convento de San Francisco de Santiago disponga de una de las mejores colecciones a nivel mundial.

En uno de los laterales del claustro del edificio conventual, en pleno hotel Monumento, se encuentra un tesoro desconocido para muchos vecinos y visitantes. Una valiosísima muestra que permite conocer en profundidad la realidad histórica de Tierra Santa, como explica el padre guardián de la comunidad franciscana, Francisco Castro.

La presencia de la Orden con los Santos Lugares se remonta ya a casi ochocientos años, en los que ha tenido numerosos mártires, entre ellos dos originarios de Galicia, Manuel Ruiz y Juan Jacobo Fernández.

Además de mantener un estrecho contacto con el pueblo, también se han preocupado por conocer la historia de la zona, y fruto de estos trabajos se fue creando una colección importantísima, con vestigios que abarcan desde el calcolítico, en la prehistoria, hasta la actualidad, pasando por la segunda Guerra Mundial. Esta colección estuvo expuesta en Madrid en 1954, y fue un franciscano gallego, el padre Legísima, quien consiguió traer los fondos a Compostela.

En 1993 se inauguró esta magnífica colección, articulada con criterios históricos, de forma que el recorrido se inicia en la prehistoria y concluye con la presencia británica y la creación del Estado de Israel, pasando por las épocas romana, bizantina, y las ocupaciones musulmana y turca.

Además, también conserva varias maquetas que representan desde edificios actuales como el Santo Sepulcro hasta recreaciones históricas como la del templo de Jerusalén en tiempos de Jesucristo. Piezas realizadas con el máximo rigor gracias al profundo conocimiento de la zona atesorado por el Instituto de Estudios Bíblicos de la Orden.

El convento compostelano realiza un gran esfuerzo sin contar de momento con apoyos institucionales para conservar y exponer esta impresionante colección que, como suele ocurrir muchas veces, es casi más conocida por los especialistas de fuera de Santiago que por los propios vecinos

. cdeano@elcorreogallego.es

Numerosos vestigios arqueológicos

El museo conserva una magnífica colección arqueológica que abarca desde la prehistoria, con piezas encontradas por los franciscanos en las excavaciones realizadas en Tierra Santa. En la fotografía se aprecian varias ánforas y pequeñas vasijas utilizadas para conservar perfumes y ungüentos.

Tallas en madera con temas bíblicos

En San Francisco se conservan también magníficas piezas realizadas en nácar y madera, muchas de ellas representando temas bíblicos, como la Última Cena que se aprecia en la fotografía. Entre ellas destacan dos grandes cruces con pie que han despertado la admiración de los especialistas en arte.

Orfebrería y ornamentos étnicos

Un apartado de la exposición está dedicado a las culturas que conviven en Tierra Santa, como se aprecia en una de las vitrinas que recoge la imagen. En esta sección se reúnen ornamentos de cristianos, musulmanes y judíos, incluyendo desde una Biblia, una Torah o un Corán, hasta filacterias o rosarios.

Reproducción del Santo Sepulcro

Durante tres años el franciscano Bartolomé de las Heras trabajó en Jerusalén realizando esta magnífica reproducción a escala del Santo Sepulcro en madera. No se limitó al exterior, sino que también reprodujo con toda fidelidad el interior, con sus frescos, tallas y mobiliario, ya que es desmontable.

El templo en tiempos de Jesucristo

Los franciscanos llevan vinculados a Jerusalén desde el siglo XIV, y poseen un gran conocimiento histórico de la zona, fruto también de numerosas excavaciones. Esta reproducción del templo de Jerusalén en tiempos de Jesucristo está hecha con un extraordinario rigor y totalmente documentada.

Recuerdo de los conflictos bélicos

La ocupación británica y la segunda Guerra Mundial también está representada en el Museo de Tierra Santa, con varios objetos bélicos como bombas, proyectiles o cascos, uno de ellos perforado por la metralla, nos recuerda los numerosos conflictos que se han producido en la zona a lo largo de su historia

05 ene 2009 / 23:46
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito