Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 03 diciembre 2021
00:01
h

Una tradición milenaria procedente de la Roma pagana y que continúa vigente en el rural

    La predicción meteorológica a través de las témporas es una tradición que deriva de los pueblos paganos de Roma y, aunque no es un procedimiento científico, está muy arraigada entre la gente del campo del norte de España.

    Antiguamente, empleaban este método para conocer el tiempo que iban a tener ese año debido a la importancia de las cosechas. Santiago Pemán puntualiza que "un año en climatología de cosechas empieza el 1 se septiembre y finaliza el 31 de agosto del año siguiente"; solo les importaba el bienestar de la agricultura.

    Las témporas consisten en mirar el tiempo que hace en unos días concretos: miércoles, viernes y sábado anteriores a que empiece una nueva estación. Así, el tiempo que había el primer día de témporas es el que predominará el primer mes de la estación, el segundo día se mira el segundo mes de la estación y el tercer día de témporas corresponderá al tercer mes.

    Parece ser que las témporas empezaron siendo una celebración religiosa y, de algún modo que aún no se ha investigado, se acabaron asociando a la meteorología. Por tanto, es una época marcada por el calendario litúrgico Así, las témporas de primavera coinciden la primera semana de Cuaresma, las de verano la semana de Pentecostés, las de otoño son la semana antes al 14 de septiembre (Exaltación de la Santa Cruz) y las témporas de invierno caen la semana después del primer domingo de Adviento.

    Las cuatro témporas eran, en la Iglesia romana de los siglos IV y V, cuatro semanas, no completas, dedicadas al ayuno, a la abstinencia y a la oración, para dar gracias a Dios por las cosechas obtenidas y pedir por las venideras. Más tarde, esta tradición se extendió a otros países, y pasó a relacionarse con el tiempo, ya que cada una de estas semanas coincidía con el final de una estación del año.

    Hoy en día, es un método menos empleado pero sigue vigente en el norte de España, sobre todo en las zonas de campo. Las personas que tienen fé en las témporas piensan que es algo lógico, ya que a pesar de no contar con una base científica, es un procedimiento milenario basado en años de observación y la sabiduría popular no tiene por qué ser falsa.

    Para elaborar esta información se ha consultado tanto la página de Pemán, como el blog de Ixeira y la página web del ayuntamiento de Samaniego.

    21 jul 2011 / 06:07
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito