Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 mayo 2022
11:08
h
efeméride

Treinta años desde As Encrobas

El 15 de febrero de 1977 se produjo el episodio más duro de la revuelta popular que enfrentó a esta parroquia de Cerceda con los responsables de Unión Fenosa por las expropiaciones de terreno para explotar la mina de Lignitos de Meirama ·· La protesta vecinal sigue viva

"Estabamos no monte e o terreo era en costa. Nós tiñamos os Gardas Civís enfrente, apuntándonos cos fusís, e os nosos homes detrás, empuxando para que non puideran con nós". Así, en primera persona y todavía con mucha de la tensión que vivió treinta años atrás, recuerda Francisca Moar los enfrentamientos de los vecinos, y sobre todo las vecinas, con la Guardia Civil y los representantes de Fenosa, en lo que ha pasado a la historia como la Revuelta de As Encrobas.

Hoy se cumplen treinta años de la batalla más dura de aquella rebelión popular de 1977 que marcó un hito entre las reivindicaciones del agro gallego. El Consejo de Ministros de Franco, tres años antes, declaraba de interés preferente la explotación del suelo de A Lousa, parroquia de Cerceda, una importante fuente de lignito. Esta labor de extracción correspondió a la sociedad Lignitos de Meirama, creada por la eléctrica gallega Unión Fenosa. Sin embargo, para la puesta en marcha de la mina fue necesaria la expropiación previa de los terrenos de la parroquia de As Encrobas, en la que residían entonces cerca de medio millar de vecinos.

El precio irrisorio que la eléctrica ofrecía para abrir la negociación, 10.000 pesetas por cada ferrado (que en As Encrobas mide 636 metros cuadrados), suscitó la indignación vecinal y dio lugar al inicio del movimiento popular de protesta. El objetivo, impedir el paso a cualquier representante de la empresa que quisiera poner un pie en los terrenos expropiados. Este gesto no tenía, sin embargo, un valor simbólico, sino jurídico. Para tomar posesión de una tierra era imprescindible el acto físico de pisarla, por tanto si los vecinos impedían que Fenosa pusiese un pie en la tierra de As Encrobas, las propiedades vecinales aún no estarían perdidas. Con este objeto de discordia, vecinos y fuerzas del orden, en defensa de la empresa, se enfrentaron cuerpo a cuerpo en media docena de ocasiones. El campo de batalla era el monte que abre paso al valle de As Encrobas y las armas, fusiles, de un lado, y palos, paraguas y herramientas de labranza, en el bando popular.

En una reinvención de la batalla de David contra Goliat, los vecinos resistieron las embestidas de Fenosa y consiguieron incluso tomar las riendas de la negociación, llegando a forzar a la empresa a subir el precio de su oferta hasta 350.000 pesetas el ferrado. Pero, finalmente, el poder de la eléctrica se impuso y, escoltado por decenas de guardias civiles, un ingeniero de Minas de la firma puso sus pies sobre el terreno expropiado. Desde entonces y a pesar de su imagen heroica, los vecinos de As Encrobas viven eclipsados por una escombrera de carbón.

LAS CLAVES

Moncho Valcárcel, en la memoria

Una figura queda en el recuerdo de todos los que asistieron a la revuelta de As Encrobas: Moncho Valcárcel, bastión de la lucha popular y líder ideológico del movimiento al que desde entonces, y aún tras su muerte, se conoce como crego de Encrobas.

La mina finaliza su actividad en 2007

Con licencia para treinta años de explotación, la mina de Limeisa pondrá fin a su actividad en el último trimestre de este año. Sin embargo, seguirá funcionando la central térmica de carbón, contigua a los terrenos de extracción de lignito.

Viviendas junto a la escombrera

Desde que la revuelta de As Encrobas fracasó, cientos de vecinos sufren los daños de vivir junto a la mina. Grietas, movimientos de tierra, contaminación de agua y ambiente... son algunas de las quejas que provocan la pervivencia de las protestas populares.

A la espera de una solución definitiva

Desplazados por la expropiación, o inundados por los efectos de la mina a cielo abierto frente a sus casas, los vecinos han creado la asociación A outra Cerceda para demandar soluciones ante la injusticia que denuncian desde hace 30 años" .

15 feb 2007 / 01:26
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito